Lima. América Latina y el Caribe enfrentan el reto de crear 43,5 millones de empleos en la próxima década, para mantener la tasa de desempleo por debajo del 7% e incorporar a los jóvenes al mercado laboral, aseveró en el marco del Día del Trabajo la directora regional de la OIT, Elizabeth Tinoco.

Lo anterior, ante los pronósticos poco alentadores de crecimiento económico para la región en 2014, que según el Fondo Monetario Internacional (FMI) será de 2,5% y de 2,3% para el Banco Mundial, indicó en un comunicado la representante de la Oficina Regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) con sede en Lima.

Recordó que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) también estimó una expansión moderada de 2,7%, estimación que afecta negativamente la posibilidad de mantener baja la tasa de desempleo en América Latina y reducir la informalidad.

"La baja esperada en la tasa de crecimiento económico no es una buena noticia para el empleo en nuestra región", aunque hay un relativo optimismo porque según datos de estos organismos internacionales la recuperación puede llegar en 2015, dijo.

Tinoco indicó que "lo que estamos observando es que iniciamos el año con perspectivas de crecimiento favorables, que se van ajustando a la baja a medida que pasan los meses".

Este 1 de mayo es importante tener presente la necesidad de redoblar los esfuerzos por generar más y mejores empleos, "para evitar un retroceso de los logros alcanzados en el mercado laboral", comentó.

Según la OIT, el ciclo de crecimiento experimentado en la región desde hace una década, que se interrumpió en 2009 por los efectos de la crisis internacional, provocó un descenso muy importante en la tasa promedio del desempleo urbano, que pasó de 11,1% en 2003 a mínimos históricos de 6,3% en 2013.

A fines del año pasado, el organismo internacional alertó que la informalidad representaba a nivel regional alrededor de la mitad del empleo, equivalente a 130 millones de personas, incluyendo a sus familias.