Ciudad de México. El presidente electo Andrés Manuel López Obrador, acusó una campaña de “bulla” por su decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco y desestimó el efecto financiero que generó la decisión.

Afirmó que lo que estaba detrás de este proyecto, por parte de los empresarios, "era quedarse con con los terrenos de la actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para convertirlos en un polo comercial similar al de Santa Fe". Incluso, López Obrador aseveró que hace unos días ya había tenido al acceso al proyecto ejecutivo. 

Mediante un video subido sus redes sociales, López Obrador desestimó nuevamente la depreciación de la moneda nacional. Argumentó que se trató únicamente de un movimiento en el mercado cambiario y no una devaluación.

Insistió en que él tiene un mandato de los ciudadanos para que ningún interés de grupo o económico esté por encima del interés nacional, por lo que advirtió que que no será florero, sino una persona que cambiará el destino del país.

López Obrador pidió a quienes han criticado su decisión de cancelar el aeropuerto de Texcoco y construir dos pistas en la base militar de Santa Lucía, que se serenen y se tranquilicen, pues argumentó que no violará a los derechos de los empresarios y que garantizará sus inversiones.

Comisión para "apaciguar" relación con empresarios. Ante la volatilidad en el mercado cambiario, y las expresiones de incertidumbre de los empresarios por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, López Obrador instauró una comisión conformada por Alfonso Romo; Javier Jiménez Espriú y Carlos Urzúa, para que dialoguen con los empresarios y les den la garantía de que no perderán sus inversiones.

Se trata de una comisión para “apaciguar los ánimos”, dijo este martes Alfonso Romo, futuro jefe de la Oficina de la Presidencia, luego de salir de una reunión con Obrador en la casa de transición.

“Me acaba de decir el licenciado que formemos una comisión de tres personas; el ingeniero Javier Jiménez Espriú, el doctor Carlos Urzúa y su servidor, para ver en detalle todas las implicaciones financieras de cambiar Texcoco por Santa Lucía, para que contratistas, inversionistas financieros estén tranquilos, y entrar en detalle en negociaciones para que todo esté tranquilo”.

Las reuniones estarían previstas iniciarse desde este miércoles.