Washington. No en abundancia, pero al menos sí ha empezado a fluir más dinero a la economía de Estados Unidos.

La reciente aceleración en el crecimiento del empleo en el país podría crear un círculo virtuoso, que llene los bolsillos de más estadounidenses y así genere un mayor gasto, aliente el crecimiento y por tanto, la contratación.

Aunque el impulso no es suficiente por sí solo para garantizar una recuperación sólida, ofrece la esperanza de que las mejores señales económicas de las últimas semanas serán duraderas.

Sobre una base anualizada, los 734.000 empleos creados en los últimos tres meses probablemente generaron cerca de 360.000 millones de dólares en ingresos adicionales, si se toma en cuenta el modesto aumento en los ingresos por hora y el mayor número de horas trabajadas, dicen los economistas.

Es este esperado aumento de los ingresos el que podría generar un ciclo de retro-alimentación de gasto y contratación, y ayudaría a reforzar la tibia recuperación económica de Estados Unidos.

"Hay una cierta probabilidad de que se retroalimente y que esta aceleración que se ha visto en el empleo se traduzca en un mayor crecimiento del PIB, mayor crecimiento de ingresos y una economía más fuerte en los próximos trimestres", dijo Ray Stone, economista y co-fundador de Stone & McCarthy Research Associates en Princeton, Nueva Jersey.

"Me gustaría esperar unos meses antes de concluir que estamos mejor, pero estoy animado", añadió.


Un fuerte crecimiento del empleo y saludables alzas de ingresos han sido los ingredientes que faltan para la recuperación tras la recesión 2007-2009.

Si bien el crecimiento del salario per cápita sigue siendo limitado por la gran cantidad de estadounidenses que todavía buscan trabajo, la situación debería mejorar en la medida que el mercado laboral se fortalezca.

"Mientras el crecimiento del empleo empiece a acelerarse, eso ciertamente va a impulsar el crecimiento del ingreso para que sea más consistente con el crecimiento del empleo, y por lo tanto, genere el círculo virtuoso que todos estamos esperando", dijo Torsten Slok, economista de Deutsche Bank en Nueva York.

Cada aumento de 100.000 personas en las nóminas debería llevar a un crecimiento mensual del ingreso de entre un 0,2% a un 0,3%, según Millan Mulraine, estratega macro de TD Securities en Nueva York.

Un ritmo más rápido de crecimiento del ingreso podría aumentar el gasto del consumidor -principal motor de la economía- en alrededor de un 0,2 por ciento sobre una base ajustada por inflación, si se tiene en cuenta una base relativamente cómoda de ahorro que los hogares puedan aprovechar, de acuerdo con Mulraine.

Con una inflación controlada, un gasto más acelerado podría ayudar a empujar el PIB hasta cerca de un 2,5% a un 3% de crecimiento este año, no demasiado, pero ojalá suficiente para seguir reduciendo una tasa de desempleo que aún está por encima del 8%.

"Si bien esto no es un ritmo de crecimiento especialmente fuerte, sí marcará una aceleración importante en el ritmo de la recuperación y la dejará sobre una base mucho más firme para el 2013", dijo Mulraine.

El año pasado, la economía creció sólo un 1,7%.