Sao Paulo. La inflación en Brasil se habría acelerado en diciembre impulsada por el valor de los alimentos, el transporte y el tabaco, mostró este martes un sondeo de Reuters entre economistas.

El índice de referencia de precios al consumidor de Brasil, IPCA, habría subido un 0,74% en diciembre, desde el avance del 0,60% de noviembre, según la mediana de los pronósticos de 31 bancos y firmas de investigación encuestados.

El avance dejaría en un 5,79% a la inflación del 2012, dentro del objetivo del gobierno de un 4,5%, más o menos 2 puntos porcentuales.

Los pronósticos para el incremento mensual oscilaron entre un subida de un 0,65% hasta un 0,79%, mientras que las estimaciones para la tasa de inflación a 12 meses variaron entre un alza de un 5,70% y un 5,84%.

Los analistas prevén precios más altos en diciembre tras un alza de impuestos a los cigarrillos y un incremento en los pasajes aéreos.

La inflación en Brasil se han mantenido sobre el punto medio del objetivo del Gobierno por más de dos años, frente a la tendencia a la baja en América Latina.

Sueldos al alza y mayores costos de servicios han compensado el efecto de la desaceleración económica global en los precios de los bienes manufacturados.

Aun así, el banco central ha recortado las tasas de interés en 10 ocasiones consecutivas desde agosto del 2011 hasta un mínimo récord de un 7,25% para estimular el crecimiento económico.

El emisor mantuvo estables las tasas en su reunión de noviembre y algunos analistas creen que el próximo dato de inflación será crucial para medir la posibilidad de cualquier incremento en las tasas de interés en 2013.

"Los precios de los alimentos deberían bajar para marzo, pero necesitamos permanecer alertas porque cualquier sorpresa al alza aumentará las expectativas, lo que presionará al comité del banco central", dijo Rafael Leao, economista de Austin Ratings, en Sao Paulo.

2208

Según la mediana de los pronósticos del sondeo semanal Focus del banco central, se espera que en 2013 la inflación ceda levemente a un 5,49%, lo que permitirá que las tasas de interés se mantengan en sus actuales niveles.

No obstante, el riesgo de racionamiento de energía tras un verano austral inusualmente seco hace temer que el gobierno de la presidenta Dilma Rousseff no tenga éxito en su meta de bajar en un 20 por ciento el costo de la electricidad.

Además, las consecuencias podrían afectar la capacidad de Brasil de lograr su meta para la inflación en 2013.

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) publicará el dato para la inflación de diciembre el jueves a las 1100 GMT.