Las condiciones globales de abundante liquidez, aunadas a las relajadas condiciones de política monetaria, han propiciado flujos de capital sin precedente hacia las economías emergentes. En particular, los sólidos fundamentales de México, su condición fiscal y sus cocientes de deuda -mejores que los de aquellos países que anteriormente eran considerados de mejor crédito- han aumentado el atractivo del país para los inversionistas. Desde el último trimestre de 2009, hasta el cierre del primer trimestre 2011, la inversión extranjera directa hacia el país ha sido de US$26,4 billones. Sin embargo, los influjos de portafolio han superado esa cifra por mucho, alcanzando los US$60,1 billones durante el mismo periodo.

Dada su gran magnitud y velocidad, los influjos extranjeros de portafolio serán monitoreados muy de cerca por las autoridades financieras. A pesar de que evidencias recientes indican que una desaceleración global podría retardar el proceso, las señales de una inminente normalización de la política monetaria, particularmente en Estados Unidos, generarán redistribuciones de capital. La eventual corrección de estos influjos de portafolio podría significar volatilidad indeseada para la divisa y las tasas de interés.

Los flujos de inversión extranjera directa financian el déficit de cuenta corriente. Antes de echar un vistazo al incremento sustancial de los influjos de portafolio, es importante subrayar que la balanza de pagos de México mantiene una estructura saludable, en la cual los moderados déficits de cuenta corriente son completamente financiados por la inversión extranjera directa. Aunque la fortaleza de las exportaciones continúa compensando la de las importaciones, la gradual recuperación de la demanda doméstica ha generado modestos déficits de cuenta corriente, los cuales son cómodamente financiados por los flujos de inversión extranjera directa.

En particular, durante el primer trimestre 2011, el déficit de cuenta corriente de México sumó US$1,4 billones (alrededor del 0,5% del PIB), mientras que la inversión extranjera directa rondaba los US$4.8 billones. De ésta última cifra, 54,4% se canalizó hacia el sector manufacturero, seguido del comercio (18,1%) y la minería (12%). La mayor parte de la inversión extranjera directa provino de Estados Unidos (85.2%), seguido de Suiza (7,7%), Canadá (2,4%) y España (2,3%).

527

Los influjos de portafolio se han estabilizado a un nivel histórico. Tal y como otros Mercados Emergentes (MEs) han capturado grandes influjos de capital tras la crisis de 2008-2009, el cociente de influjos de portafolio / inversión extranjera directa de México creció sustancialmente. Sin embargo, mientras que este cociente ha declinado desde la segunda mitad de 2010 en otros mercados, en México se ha mantenido constante a un nivel histórico. Para la institución, son dos los factores detrás de esto.

En primer lugar, los influjos de capital se intensificaron claramente tras la inclusión de los MBonos en el índice WGBI, anunciada a principios de 2010. En segundo lugar, México ha mantenido su compromiso de tener una tasa de cambio flotante libre, evitando implementar controles de capital o cualquier otra medida intervencionista para ahuyentar los flujos de capital, como ha sucedido en otros MEs. Como resultado, los influjos de portafolio incrementaron de US$19,1 billones en 2009 a US$39,4 billones en 2010. De esta cifra, los flujos a la renta variable sumaron US$0,6 mil mdd en 2010, mientras que US$$23,1 billones se destinaron al mercado local de deuda mexicano.


528

La mayor parte de estos flujos sigue dirigiéndose al mercado de renta fija. El capital extranjero ha seguido fluyendo hacia el país este año, particularmente hacia el mercado de renta fija (US$10,5 billones en el primer trimestre 2011). Esto ha llevado a modificaciones adicionales en la distribución de las tenencias de activos gubernamentales. Mientras que a principios de junio 2010 los inversionistas locales poseían el 85,9% del total de activos gubernamentales, sus tenencias cayeron a 75.3% al cierre de mayo 2011. En contraste, las tenencias extranjeras crecieron de 14,1% a 24,7% en el mismo periodo.