El crecimiento económico en México se ha revisado a la baja a lo largo del año, aunque parece estabilizarse. Según la Encuesta sobre las Expectativas que levanta el Banco de México a finales del año pasado la expectativa para el crecimiento del PIB de 2015 era 3,5%, mientras que la última encuesta indica una revisión a 2,7%.

A pesar de dichas revisiones a la baja, es importante distinguir a México del resto de la región de Latinoamérica. Destaca por ejemplo que México tiene la menor inflación de la región. En este sentido se afirma que es la economía mejor posicionada tanto para recibir el ciclo de normalización de política monetaria de la FED, como para beneficiarse de la recuperación de la economía estadounidense, dice Guillermo J. Aboumrad.

"Estamos convencidos, de que si la FED avanza en el ciclo de normalización es porque está confiada que la economía avanza hacia pleno empleo. El efecto neto de los dos impactos consideramos es positivo para México", explica el economista.

México es la segunda economía más grande de la región de Latinoamérica, atrás de Brasil y por encima de Argentina, Venezuela Colombia y Chile. Destaca la publicación del índice de actividad económica de Brasil para el mes de abril. De acuerdo con el reporte, el índice cayó (-) 3,1% respecto a igual mes del año pasado, y (-) 0,8% respecto al mes anterior. Dichas caídas fueron superiores a las esperadas por el mercado de (-) 2,5% y () 0,4% respectivamente. Por su parte, la inflación anual medida a través del índice IPCA-15 quedó en 8,8% para el mes de junio, superior al esperado del mercado de 8,6% y en clara tendencia hacia arriba.

En suma la situación de México con las cuatro economías que siguen hacia abajo en tamaño en la región, también tenemos las mejores expectativas. En el Cuadro se muestra los estimados revisados a abril pasado del Fondo Monetario Internacional.

[[wysiwyg_imageupload:5889:]]
 

 

En el cuadro destaca que aunque para Colombia se espera mayor crecimiento económico que para México, el deterioro esperado en el balance de cuenta corriente la hace más vulnerable al ciclo de normalización de política monetaria en EE.UU. Por su parte, la expectativa para Chile es ligeramente menor a la de México tanto en crecimiento económico como en inflación con menor vulnerabilidad en la cuenta corriente, pero al mes de mayo la inflación estaba en 4% y en México en 2,88% y las últimas expectativas que publica el Banco Central de Chile apuntan a una inflación para 2015 de 3,5%, y un crecimiento del producto de 2,6% (ligeramente por abajo del esperado para México según la encuesta de Banxico). De igual manera, es importante destacar que la actividad económica en Chile aumentó en abril 1,7% con respecto al año pasado, muy por debajo del consenso de analistas de 2,3%, lo que pudiera estar señalando un deterioro de esa economía. Para México el IGAE de abril se publica este 24 de junio. El mercado espera 2,3%.

Es interesante lo que presenta el FMI en su informe “Regional Economic Outlook: Western Hemisphere” al señalar que la economía de México es la que tendrá el impacto positivo más importante de una recuperación de EE.UU. por los lazos de comercio, turismo y remesas. Además es la que tiene mayor correlación con el ciclo económico de EE.UU. En suma, la baja inflación en México, la credibilidad del Banco Central, el bajo nivel de cuenta corriente, la reactivación de motores internos de crecimiento económico y la integración al ciclo económico de Estados Unidos, hacen a la economía mexicana la mejor preparada para recibir el ciclo de normalización de tasas de EE.UU. y beneficiarse de la expansión de dicha economía.