Santiago. La inflación de Chile se habría desacelerado en abril, debido a que el menor precio de las importaciones por una caída del tipo de cambio habría atenuado el impacto del alza en el valor de los combustibles, según un sondeo realizado por Reuters.

Los precios al consumidor en Chile habrían subido un 0,4% en abril, de acuerdo con la mediana de las respuestas de 16 analistas y operadores del sector financiero.

La estimación se ubica por debajo del 0,5% del mismo mes del 2010 y del 0,8% de marzo de este año.

El IPC habría sido impulsado en primer lugar "por la división de transporte, en lo que se refiere al alza de bencinas (combustible). Además, por el feriado de Semana Santa en el que vimos incrementos en el pasaje interurbano y de transporte aéreo", comentó Fernando Soto, economista de Banchile Inversiones.

Sin embargo, el alza de los precios en abril habría sido contrarrestada parcialmente por un avance del peso, que en la última semana alcanzó máximos de tres años ante la divisa estadounidense.

Un peso fuerte ayuda a abaratar los costos de las importaciones.

Analistas dijeron que los precios de los activos financieros locales reflejan una inflación del 0,4% para abril y que sólo podría haber un impacto sobre los mercados en la medida en que la cifra publicada se aleje de las expectativas.

"Si sale en este nivel (0,4 por ciento), no es sorpresivo y no aclara para nada el panorama al Banco Central de si subir 25 o 50 puntos", dijo Matías Madrid, economista jefe del Banco Penta.

En cambio, si la inflación fuera más alta que el 0,4% estimado por el mercado, habría un efecto sobre la conducción de política monetaria que lleva el Banco Central y consolidaría la idea de un alza agresiva de 50 puntos en la tasa de política monetaria este mes.

"Eso significa que la curva se va haciendo más empinada y podría generar apreciación adicional sobre el tipo de cambio", dijo Soto.

Si por el contrario, la inflación se ubica por debajo de la estimación del sondeo, "probablemente suba sólo 25 puntos la tasa pero (...) además, como impacto inmediato, las tasas en UF (Unidades de Fomento) van a subir fuerte", comentó Madrid.

En su reunión mensual de abril, el Banco Central subió la tasa clave a un 4,5 por ciento, en línea con lo esperado, ante mayores expectativas inflacionarias y un fuerte dinamismo de la economía, que presionaría a la entidad a continuar con más alzas del tipo rector en los próximos meses.

Para este año, el Banco Central elevó a un 4,3% su estimación sobre la inflación, un punto porcentual por arriba del cálculo previo, debido a las mayores presiones inflacionarias desde el exterior, especialmente, por el alza global del petróleo y los alimentos.

Las estimaciones de los analistas para el IPC de abril se movieron entre alzas de un 0,2% y 0,6%, resultando en un promedio de un 0,41%.

La cifra será difundida el viernes por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) a las 08.00 hora local (1100 GMT).1q2