A pesar de la caída de los últimos dos meses, producto del agravamiento de la crisis europea, el precio de las materias primas y la cotización de las monedas emergentes –entre ellas el peso–, retomarán su tendencia al alza y seguirán ganando terreno, al menos por los próximos tres años. El contexto actual obliga a los gobiernos a replantear su inserción internacional si lo que desean es no solo mantener su actual volumen de comercio, sino incrementarlo.

Ese fue el mensaje que dejó este jueves el economista portugués Alexandre Barbosa, experto en economía y mercados de Bloomberg en San Pablo, durante la conferencia realizada por la agencia estadounidense junto a la Cámara Mercantil de Productos del País (CMPP).

Bajo el título Mercado de divisas y commodities en el escenario global, el experto internacional señaló que las monedas emergentes, en particular las de Brasil y Uruguay “van a seguir apreciándose”. De hecho, ayer el dólar se descolgó de los $ 20 y cotizó a $ 19,994 en el promedio de las operaciones interbancarias.

Un dólar a 1,9 reales o a $20,5 –como alcanzó en Brasil y Uruguay durante las últimas semanas– “son maravillosos para una economía exportadora”, sostuvo. Sin embargo, los países emergentes ejercen hoy día una “atracción fatal”. Los diferenciales de tasa de interés respecto a los países desarrollados llevan a que sean el destino obligado para los grandes fondos de pensiones e inversión, que deben procurar en promedio un interés anual de 8%, cuando los títulos de Estados Unidos arrojan 0,09%.

En los últimos tres meses, el real brasileño perdió 11,1% frente al billete verde, mientras que el peso uruguayo cayó 7,2% durante el mismo período. De hecho, de las principales monedas, solo el yen japonés operó al alza en el período, con una suba de 3,3% respecto al dólar. El euro bajó 2,4%.

La opinión del experto sobre la difícil perspectiva para que el dólar mantenga su fortaleza actual es compartida por analistas de mercado de todo el mundo. Los expertos no confían en más subas del dólar y suponen que se mantendrá con escasas modificaciones contra el grupo de las principales 10 monedas este trimestre, según datos compilados por Bloomberg. Pronostican que el euro terminará 2012 en US$ 1,4 por euro, sobre la base de la media de estimaciones de 31 analistas. En la última operativa, la moneda cerró a US$ 1,3783.

Según Barbosa, los países emergentes tendrán que “aprender a convivir” con un dólar más bajo y adoptar un modelo como el de Chile, que durante años creció a pesar de una pronunciada apreciación de su moneda.

Sostuvo que aun en el actual escenario de turbulencias e incertidumbre a nivel internacional, “Uruguay no va a tener muchos problemas” porque “es un participante estupendo en cuanto a la producción de alimentos”. Y agregó: “No se me ocurre cómo el mundo podría dejar de comprar sus productos”.

Para los bienes que Uruguay coloca en el exterior, el experto internacional advirtió “alguna turbulencia en el corto plazo”, pero enfatizó en que “la tendencia de largo plazo sigue siendo al alza”.

El experto en economía y mercados de Bloomberg sostuvo que el ganado es hoy “la estrella” de los mercados de materias primas, con un encarecimiento de 10,76% medido en pesos, en lo que va del año, debido a que en julio Estados Unidos registró el rebaño más chico desde 1973. El trigo, sin embargo, bajó 19,2% durante el mismo período.

Según sostuvo, las exportaciones del país no están amenazadas. Uruguay podrá seguir colocando sus productos a los mismos socios comerciales pero si quiere apostar al crecimiento del comercio exterior, deberá concentrar sus baterías en la diversificación de los destinos. Para eso, sostuvo Barbosa, deberá apuntar a los “países pobres”, aquellos cuyo crecimiento económico seguirá siendo mayor que el aumento de la población, lo que conduce a una mejora en los ingresos por habitante y, por lo tanto, del poder adquisitivo de la población.-0,5%

Dólar estable. Pese a las turbulencias de las últimas semanas, el dólar cotiza en la actualidad prácticamente al mismo valor que a finales de 2010, con una baja de 0,5%.