La Habana. El gobernante Partido Comunista de Cuba celebrará a mediados de abril su primer congreso en 14 años, que deberá aprobar reformas económicas destinadas a modernizar su deteriorada economía de estilo soviético.

El presidente Raúl Castro dice que el cambio es crucial para garantizar la supervivencia del sistema socialista una vez que desaparezcan sus líderes históricos.

El gobierno, corto de efectivo, está buscando formas de reducir gastos y aumentar sus ingresos. A largo plazo podría obtener ayuda si resulta exitosa la exploración petrolera en aguas cubanas del golfo de México, que comenzaría en el 2011.

Todo esto ocurre en un contexto de hostilidad con Estados Unidos, apenas ligeramente suavizado, que incluye una disputa tras la detención hace un año de un contratista estadounidense.

Reformas económicas

Algunas reformas ya han comenzado, con resultados diversos.

Castro anunció el recorte de 500.000 empleos estatales en marzo, pero el plazo se amplió por tiempo indefinido debido a la resistencia de los trabajadores, la confusión acerca de cómo implementarlo y la falta de puestos de trabajo alternativos para los despedidos.

Unos 200.000 empleados serían absorbidos por cooperativas que se crearán en empresas operadas por el Estado. El gobierno dice que emitirá además 250.000 nuevas licencias de trabajo por cuenta propia y por primera vez permitirá que los trabajadores contraten mano de obra. Han sido concedidos 170.000 permisos para el trabajo privado.

Pequeños negocios de ventas de alimentos, DVD piratas y otros artículos han aparecido por toda Cuba con diverso grado de éxito. El gobierno aprobó recientemente la entrega de préstamos bancarios para los nuevos empresarios, que en un paso potencialmente importante también podrán ahora vender al Estado

Muchos cubanos están interesados en trabajar por cuenta propia pero están preocupados porque las regulaciones, los impuestos y la falta de créditos frenen sus negocios.

El gobierno pretende recortar otros 500.000 empleos estatales en los próximos años, que sería alrededor del 20% de la fuerza de trabajo de la isla. Se espera que un tercio de la fuerza de trabajo pase al sector "no estatal" en el 2015, en relación con el 15% en 2010.

Existen preocupaciones de que los recortes laborales previstos puedan ocasionar problemas sociales en un país donde, básicamente, la gente ha tenido garantizado el empleo por décadas.

Las reformas propuestas a unas 3.700 empresas estatales, que gestionan una amplia franja de la economía pero son inútiles en su mayoría, les daría una mayor autonomía aunque seguirían en manos del Estado.

Castro ha hecho otras reformas, particularmente en la agricultura, para aumentar la producción y reducir las importaciones de alimentos que producen fuerte gasto al Gobierno. También arrendó parcelas de tierras a más de 128.000 aspirantes a agricultores en los últimos dos años.


Problemas de efectivo

Cuba, duramente golpeada por tres huracanes en el 2008 y por la crisis global, ha estado tan corta de divisas que suspendió el pago de muchos de sus compromisos y congeló hace dos años las cuentas bancarias de empresas extranjeras. La situación se ha aliviado, pero no ha sido aún resuelta.

Para evitar la escasez de efectivo en el futuro, Castro ha buscado reducir gastos y obtener más ingresos para el Estado, que controla el 85% de la economía de Cuba. También redujo un 30% las importaciones.

Cuba espera que los impuestos que deberán pagar los nuevos empleados por cuenta propia serían fuente adicional de ingresos para el Estado, que también espera aumentar las exportaciones tradicionales como el níquel y el turismo.

El gobierno devaluó recientemente en un 8% el peso convertible para atraer divisas y aumentar las exportaciones.

Se ha dicho que permitirá la construcción de campos de golf, con el objetivo de atraer a los turistas más ricos, pero los proyectos están todavía en espera.

El presidente Barack Obama ha suavizado las prohibiciones a los viajes de Estados Unidos a Cuba, pero a la mayoría de los estadounidenses todavía se les impide hacer visitas debido al embargo comercial impuesto desde 1962.

Planes en petróleo

La isla tiene la esperanza en el futuro desarrollo del petróleo y espera que un consorcio liderado por la petrolera española Repsol YPF explore en sus aguas profundas en el área del Golfo de México. Una plataforma china contratada por Repsol se espera que llegue a aguas cubanas en agosto.

Legisladores federales de Florida han introducido una legislación que autorizaría una acción punitiva contra compañías que perforen en la parte cubana del Golfo de México, alegando potenciales peligros ambientales.

A las empresas petroleras estadounidenses les está prohibido operar en Cuba debido al embargo comercial.

Otras empresas como la estatal Petronas de Malasia, asociada con la rusa Gazprom Neft, y una unidad de la india ONGC planean utilizar también la plataforma para perforar.

Cuba depende de la importaciones de petróleo procedentes de su rico aliado socialista Venezuela, pero sostiene que puede tener 20.000 millones de barriles de petróleo en alta mar. El Servicio Geológico de Estados Unidos calcula que los yacimientos tendrían unos 5.000 millones de barriles.

Una unidad de la China National Petroleum Corp. invertiría unos US$6.000 millones en la refinería de Cienfuegos, en el centro de Cuba, con acceso a financiamiento en su mayoría por el Eximbank de China, respaldado por el petróleo venezolano.

Relaciones de Cuba y EE.UU.

Las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, que se descogelaron ligeramente con Obama, se han visto sacudidas por el caso del contratista Alan Gross, condenado a 15 años en marzo por acusaciones de repartir equipos de comunicación ilegales en la isla como parte de un programa que busca cambios políticos en Cuba.

El caso irritó a Washington, que dijo que Gross estaba ayudando a la comunidad judía a acceder a internet y que no habrá mejoras en la relación hasta que sea liberado.

El ex presidente estadounidense Jimmy Carter discutió el caso con líderes cubanos durante una visita privada, pero se fue con las manos vacías. Judy, la esposa de Gross, ha pedido su libertad debido a que la madre e hija del contratista padecen cáncer.

El Gobierno cubano ha liberado a más de 100 prisioneros políticos y la mayoría se marchó a España, resolviendo uno de sus mayores problemas con la comunidad internacional.

La reacción de Estados Unidos ha sido cauta, pero la Unión Europea está estudiando mejorar las relaciones con la isla.

Cuba ha ido construyendo relaciones con otros países claves como China, Brasil, Rusia y España. Tiene una relación especial con Venezuela, cuyo presidente Hugo Chávez, es amigo de Fidel Castro.