La salida de capitales de China no representa una gran preocupación para la economía y es probable que disminuya en el segundo semestre del año, indicó hoy un analista de J.P. Morgan.

El economista en jefe de J.P. Morgan para China, Zhu Haibin, citó un reciente informe sobre el retiro de alrededor de US$142.000 millones entre abril y junio y aclaró que la cifra no es tan preocupante como parece.

La cifra contrasta fuertemente con la del primer trimestre, cuando los inversionistas sacaron del país alrededor de US$80.000 millones.

Zhu dijo que las expectativas del mercado sobre un yuan más débil y la decisión del gobierno de permitir a las compañías retener más divisas extranjeras contribuyeron al retiro, lo que en cierta medida de hecho refleja cambios positivos.

Las reservas de divisas internacionales de China disminuyeron en junio por cuarto trimestre consecutivo para llegar a US$3,69 billones, de acuerdo con datos oficiales.

Zhu señaló que otro cambio saludable es que la cuenta de capitales de China comenzó a mostrar déficit en los últimos años después de que la creciente inversión extranjera de las compañías chinas superó la inversión extranjera en China.

Además, el banco de inversión indicó que una mayor proporción de déficit fiscal respecto del producto interno bruto ayudará a reducir la presión sobre la creciente deuda local y añadió que es posible que se implementen más medidas de flexibilización monetaria para estimular la economía.

El banco de inversión pronosticó otro recorte de la tasa y otros dos recortes de la proporción de la reserva este año.