México D.F. El director de la consultoría económica de Moodys, Alfredo Coutiño, afirmó que al carecer de ahorro, inversión, productividad y cambio tecnológico, la economía mexicana seguirá sin fuentes de crecimiento sostenido, por lo que cualquier pronóstico de un PIB mayor a 4% en 2010 es producto de “euforia y optimismo” del mercado.

A juicio de Coutiño, debido a que 2011 es el año anterior a las elecciones presidenciales, es altamente probable que la economía sufra una desaceleración.

Explica que “existe razón para pensar que la presente administración estará más interesada en que el mayor crecimiento se dé en el año 2012 a cambio de moderar el de 2011”, informó El Economista.

Añadió que “las últimas tres administraciones siempre indujeron una desaceleración económica en su quinto año de gobierno, lo cual dejó a la economía en forma para despegar con mayor fuerza durante el último año de cada sexenio”.

La nota emitida a inversionistas se titula: México se desacelerará en 2011. En ella el analista sostiene que el próximo año el PIB sólo crecerá 3.5%, nivel que permitiría alcanzar un Producto de 4.5% en 2012.

El estudio indica que “los motores del crecimiento tienden a enfriarse en el penúltimo año de cada administración, no solo para corregir desequilibrios potenciales, sino incluso para dejar en forma a la economía en preparación para el año electoral”.

Agrega que “desafortunadamente las fuentes fundamentales del crecimiento (ahorro-inversión, productividad y, cambio tecnológico) permanecerán debilitadas en 2011, por lo cual la economía no podrá crecer más allá de su capacidad”.