Eleconomista.com.mx. El sistema financiero global es mucho más seguro que hace cinco años, pero aún hay mucho por hacer, sobre todo en el manejo y gestión de productos derivados, concluyeron financieros convocados por el Foro Económico Mundial (WEF, por su sigla en inglés) en la Reunión Anual de Davos.

En una de las mesas transmitidas en línea, titulada “¿Son los mercados más seguros ahora?”, el jefe ejecutivo de Barclays, Anthony Jenkins, advirtió que pasarán cinco o 10 años antes de que termine de restaurarse la confianza del público en los bancos privados.
Pero consigna que también se retrasa el proceso para garantizar la certidumbre de los inversionistas y banqueros sobre la política monetaria y regulatoria en las que tienen que operar. Indicó que igualmente se tiene que adelantar en el tema de intercambio de información entre reguladores.

En la misma sesión participó el presidente de HSBC Holdings, Douglas Flint, quien comentó que sería una pena que a cinco años de distancia no se tuvieran cambios en marcha, para limitar el riesgo de que se presente una crisis tan dramática como la de hace un lustro.

Douglas Flint, presidente HSBC Holdings, observó que en relación con la situación económica global de hace cinco años, “estamos quizá cinco o seis veces mejor”, pero todavía falta mucho por hacer para limitar el impacto de un nuevo shock.

No obstante, en la misma conversación, tres participantes argumentaban lo contrario. La profesora de Finanzas y Economía de Stanford, Anat Admati, el jefe ejecutivo del NYSE, Duncan Niederauer, y Paul Singer, fundador y jefe ejecutivo de Elliot Management.

Derivados y transparencia. El Jefe Ejecutivo del NYSE destacó el aumento en la capitalización de las instituciones financieras respecto del que tenían en el 2008. Sin embargo, evidenció que no ha sucedido lo mismo con las gestoras de derivados y fondos de inversión.

El especialista del NYSE aclaró que el apalancamiento del sistema financiero, en especial del mercado de derivados, sigue sin reducirse de manera significativa y destacó que persiste la opacidad de los derivados, amén de que siguen operándose instrumentos complicados, en los que no ha habido una regulación mayor.

Por su parte, la catedrática de Stanford coincidió en la necesidad de acelerar los intercambios de información entre reguladores y supervisores financieros del globo, para limitar el riesgo de operación de instituciones en diferentes países.

El fundador de la consultoría Elliot Managemet advirtió que la política monetaria dirigida desde la Fed requiere de mayor comunicación, para que el mercado cuente con la certidumbre sobre los pasos que se van a seguir.

Lea además en Eleconomista.com.mx Cooperativas pedirán cambios a reforma financiera