Realizó estas reflexiones en el marco del panel-debate sobre “¿Hacia dónde va nuestra economía? Escenario económico 2012 del Paraguay”, con participación de referentes de Cerneco (Centro de Regulación y Normas de la Comunicación), Alberto Acosta Garbarino, de la organización Desarrollo en Democracia, y periodistas especializados en el área económica.

El economista destacó que las secuelas de la sequía, que mermó en un 50% la producción de soja, y el impacto de la aftosa restarán al país ingresos por US$ 1.500 millones este año. Anticipó que según las estimaciones que tienen, el PIB agrícola registrará una importante caída que tendrá sus efectos en el crecimiento de la economía. Explicó que los números apuntan a un crecimiento del PIB del 0%, no descartándose incluso un resultado negativo.

Cree que uno de los graves problemas es que el Ejecutivo se niega a admitir la situación y está retrasando medidas que puedan revertir estas proyecciones. Dijo que el déficit fiscal no es una mala palabra para este año, debido a que el Gobierno de hecho gastará más en salarios y tiene posibilidades de endeudar al Estado para inversiones.

Lamentó que el Banco de Fomento se haya convertido en un banco privado que esté destinando gran parte de su cartera a créditos de consumo e instrumentos del Banco Central.

Compromiso. Cerneco conformará una alianza público-privada para impulsar ante el Congreso una serie de medidas contracíclicas y atenuar efectos de caída de la economía. El titular del gremio, Enrique Bendaña, dijo que coordinarán las acciones junto a otros gremios del sector privado para conformar un equipo impulsor que pudiera trabajar con el Ministerio de Hacienda o el Equipo Económico Nacional y hacer el lobby correspondiente ante el Congreso con miras a generar conciencia entre los parlamentarios sobre la necesidad de contar con un “maletín contracíclico” para este año difícil.