En la primera encuesta del año del Banco de México, los analistas recortaron la expectativa de crecimiento de la economía para 2016 a 2,69% desde 2,74% esperado en el sondeo previo, mientras que para el próximo año varió de 3,29% anterior a 3,18% en su proyección de enero.

En tanto, mejoraron su pronóstico de inflación para este año de 3,32% a 3,10%, y la mantuvieron en 3,31% para 2017.

La expectativa de los analistas consultados por Banxico sobre el tipo de cambio de cierre de año se modificó de 16,79 a 17,60 pesos por dólar comparado con la encuesta anterior, para 2017 pasó de 16,42 a 17,17 pesos.

La mayoría de los especialistas anticipa para el primer trimestre de 2016 una tasa de fondeo interbancario igual a la tasa objetivo vigente al momento del levantamiento de la encuesta. Para el segundo trimestre, la mayoría espera una tasa de fondeo interbancario por encima de la tasa objetivo actual y, a partir del tercer trimestre, todos prevén una tasa mayor. Dicha tasa cerraría el año en 3,90%.

Tasas

Con lo que respecta al nivel del Cete a 28 días, las expectativas de la encuesta de enero para los cierres de 2016 y 2017 disminuyeron con respecto al mes anterior.

Para el presente año pronostican que la tasa de Cetes a 28 días se ubique en 3,85% y hace un mes la esperaban en 4,02%. Y para 2017 la esperan en 4,56%, cuando hace un mes la estimaban en 4,76%.

Los especialistas consideran que los principales factores que podrían obstaculizar el crecimiento económico de México en los próximos meses, se ubican, en orden de importancia: la debilidad del mercado externo y la economía mundial, con 23% de las respuestas; la inestabilidad financiera internacional, con 18% de las respuestas; el precio de exportación del petróleo con 13% de las respuestas; y los problemas de inseguridad pública con 12%.

Economistas de BX+, consideraron que el nuevo pronóstico del PIB podría ser incluso optimista, ya que el grupo financiero espera una expansión de 2,6%.

“Lo anterior se debe, a mayores riesgos en el dinamismo del consumo a lo largo de 2016 comparado con el desempeño que tuvo el año anterior”, explicaron.

Reconocen expansión moderada

La actividad económica nacional mantiene un crecimiento moderado porque persiste el riesgo de debilidad externa, el cual tiene un impacto negativo en el sector exportador mexicano, dijo el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF).

Informó que el Indicador IMEF Manufacturero, reflejo cercano del sector exportador, se ubicó en 51.5 puntos, lo que significó un avance de 0.6 unidades.

“Los resultados del Indicador IMEF Manufacturero sugieren que la actividad en el sector manufacturero se mantendrá débil, lo cual representa un riesgo para el dinamismo del sector interno”, advirtió el organismo.

El Indicador IMEF No Manufacturero avanzó 0.9 unidades, con lo que se ubicó en 50.2 puntos; y el índice ajustado por tamaño de empresa aumentó 2.9, lo que sugiere que las compañías grandes comenzaron el año con más dinamismo que las pequeñas, dijo.