El déficit fiscal es el principal problema de la economía de Costa Rica y de no atenderse con urgencia puede convertirse en una bomba que estallará provocando un incremento de la deuda en los próximos años, según alertaron analistas económicos.

Francisco Sancho, coordinador del Programa de Estudios Fiscales de la estatal Universidad Nacional (UNA), declaró a Efe que el déficit fiscal es un tema "urgente" por atender y que los candidatos a las elecciones presidenciales de febrero próximo están en la obligación de presentar propuestas al respecto.

Datos oficiales indican que Costa Rica cerró 2012 con un déficit fiscal de 4,4% del producto interno bruto (PIB), cifra mayor al 4,1% registrado en 2011, mientras que para 2013 las autoridades prevén un déficit máximo de 4,9% del PIB.

Sin embargo, las proyecciones del Programa de Estudios Fiscales de la UNA señalan que este año el déficit será de 5,1% con probabilidad de que sea mayor.

Sancho comentó que el ideal para un país como Costa Rica es contar con una carga tributaria que crezca gradualmente hasta llegar a 18%, cinco puntos más del 13,1% de la actualidad, y que con ello se podría resolver el hueco fiscal.

"Hay que empezar a pensar en una carga más alta. Esos cinco puntos tienen que salir de algún lado. En los países europeos el soporte principal está en el impuesto de renta y no en ventas, pero en los países latinoamericanos es al revés, está en ventas y no en rentas", expresó Sancho.

Según el analista, Costa Rica debe "revisar estructuralmente" su sistema tributario y "meter más la mano en rentas".

"Las actividades que más crecen son las vinculadas a servicios y zonas francas y son la gente que está exonerada. Te generan empleos y salarios, pero para el fisco no contribuyen", manifestó Sancho.

Explicó que Costa Rica no puede ser "rehén" del supuesto de que si aumenta o establece impuestos para empresas, éstas se irán del país y aseguró que es allí donde entra en juego "el tema más político" de cara a las elecciones del 2014.

"Es una responsabilidad de los partidos políticos que pretenden gobernar plantear el tema fiscal objetivamente, ver cual es la solución y buscar una suerte de concertación para ir en una dirección", expresó.

Las proyecciones del Programa de Estudios Fiscales indican que que si el actual Gobierno de la presidenta, Laura Chinchilla, o el siguiente que iniciará en mayo de 2014, no implementan una reforma tributaria, el déficit y la deuda continuarán creciendo.

De acuerdo con las estimaciones del Programa, de no solucionarse el tema, el déficit alcanzará en 2015 6,29 % del PIB, para 2018 será de 7,21% y en 2020 de 7,91%.

En el caso de la deuda, que en 2012 fue de 32,6 % del PIB, en 2015 subiría a 42,3 %, en 2018 a 49,8 % y en 2020 a 55,2 %.

"Hay una regla de oro en el tema fiscal y personal: hay que financiar gastos con ingresos, y cuando se echa mano de la deuda hay algo mal, y podemos seguir echando mano de la deuda, pero en algún momento hay que pagar", comentó Sancho.

En los primeros dos meses de 2012 el déficit fiscal acumulado de Costa Rica alcanzó el 1,19% del PIB, mientras los ingresos crecieron 17 % y los gastos 14,2.

Las advertencias de la UNA son las mismas que han hecho otros estudios independientes y hasta el Fondo Monetario Internacional (FMI), que a inicios de marzo, en una visita al país, señaló la necesidad de tomar medidas estructurales para solucionar el problema del déficit fiscal a largo plazo.

El Programa de Estudios Fiscales señaló que la economía costarricense se encuentra en un periodo de desaceleración desde finales de 2012 lo que provocará un menor ritmo de crecimiento de los ingresos y de las exportaciones durante 2013.

Esto se refleja en la comparación entre el crecimiento económico de enero del 2012 que estuvo cercano a 8%, y de enero de 2013 cuando no alcanzó 4%.

Según el Programa, los ingresos durante 2013 crecerán 8,7% y los gastos 11,5%.

Sancho afirmó que el tema del déficit fiscal debe estar presente en el debate electoral, pues restarle importancia significaría "una verdadera irresponsabilidad".