El Congreso Económico Argentino, organizado por la consultora Invecq Consulting, contó con las presentaciones de Rosendo Fraga, Orlando Ferreres, Daniel Artana, Carlos Melconian, Tomás Bulat y Miguel Kiguel, quienes realizaron un análisis del estado de situación económica que atraviesa el país y posibles escenarios futuros de la economía local.

Se analizaron temas transversales que fueron desde la economía internacional, escenario político electoral argentino, cuentas nacionales y finanzas públicas, sistema financiero, mercado de cambio y alternativas de inversión y macroeconomía argentina, entre otros.

Respecto de la temática internacional, el especialista Orlando Ferreres pronosticó que “EE.UU. cederá su lugar a China como la primera economía mundial hacia el 2020, por lo que el foco del comercio exterior argentino deberá cambiar”. “Vamos a tener que orientarnos al Pacífico –agregó; tenemos que empezar a salir por Chile, hacer la economía hacia otro lado". De esta forma, según el especialista, el futuro comercial pasará por aprovechar el crecimiento de la clase media en el Asia Pacífico.

En cuanto a las elecciones legislativas que se realizarán en octubre, Rosendo Fraga las calificó como un hecho político clave, decisivo para el gobierno, dado que “su resultado indicará la posibilidad, o no, de llevar adelante una reforma constitucional que le permita a la Presidente presentarse nuevamente en las próximas elecciones presidenciales”, señaló. El especialista también indicó que “la lucha de poder se desarrollará dentro del mismo peronismo y que la clave estará en la provincia de Buenos Aires, dado que históricamente el peronismo bonaerense ha levantado el promedio nacional”.

Enfocado en las finanzas públicas del país, el economista Daniel Artana se refirió al déficit, indicando que durante 2012, Argentina “terminó con déficit primario por primera vez en 16 años”. Este déficit fiscal de 25.000 millones de dólares –un 5% del PBI– se da "en la circunstancia externa más favorable de la historia argentina en los últimos 40 años”, agregó.

En materia cambiaria, Miguel Kiguel consideró que "con una inflación anual del orden del 30%, la brecha entre el dólar oficial y los paralelos se mantendrá en alrededor de 60%, a menos que haya cambios en la política monetaria, por cuanto se está emitiendo a un ritmo de 40% anual".

A su vez, el economista Tomas Bulat se refirió principalmente a la inflación y a su impacto sobre los ahorros. A partir de la existencia de importantes variaciones en los precios relativos, se da lugar a una gran incertidumbre sobre los valores futuros de rentabilidad, flujos y costos financieros, como así también valuaciones de activos y pasivos. Indicando claramente las dificultades que cualquier proceso inflacionarios trae a las inversiones.

"El modelo económico aplicado por el kirchnerismo en los últimos diez años perdió poder de fuego", opinó por último Carlos Melconian. El economista consideró además que "el 30% de inflación se explica por desbalances que se acelerarán, con lo cual el despiole es inexorable". Tras un balance de los últimos 10 años explicó que para el período 2013/2015 no se ve ningún tipo de salida posible. "Lo que viene es muy modesto en materia económica, la crisis ya se está dando, no habrá un colapso pero el deterioro será progresivo", sentenció.

En cuanto a lo que está por venir, Melconian resaltó que "el consumo no tendrá una caída pronunciada, favorecido por la emisión de moneda, pero la inversión directa no se recuperará, las exportaciones se limitarán a la venta de cosechas y poco mas, y las importaciones seguirán controladas". En lo que respecta a la expectativa inflacionaria, indicó que habrá un piso de 25% y que el mercado de empleo no mejorará. El economista ubicó al país en la segunda fase de cualquier gobierno populista: aquella en la que comienzan los desbalances.