México DF. El desempleo en Brasil y México, las dos mayores economías latinoamericanos, repuntó en febrero, un indicio de que el ritmo económico podría estar empezando a enfriarse.

El desempleo en Brasil subió al 6,4% el mes pasado, desde del 6,1 en enero, dijeron este jueves las autoridades. Pero no sería una noticia tan mala si alivia las presiones sobre el banco central para que suba las tasas de interés, a fin de contener la creciente inflación.

Empujada por una expansión económica del 7,5% el año pasado y un auge del consumo interno, la inflación en Brasil ronda niveles del 6% y la autoridad monetaria -que subió este año la tasa de interés en un punto porcentual al 11,75%- espera que siga elevada en 2011.

La tasa de desempleo había tocado un mínimo histórico en diciembre en un nivel del 5,3%.

"Factores estacionales empujaron el desempleo al 6,4% (...)", dijo Guilherme Loureiro de Barclays Capital en un reporte, quien aseguró que sacando el efecto estacional en realidad el desempleo se está moviendo lateralmente.

Pero en México, el alza en el desempleo no se ve con los mismos ojos, porque las presiones inflacionarias no son tan fuertes y la gente sin trabajo se mantiene aún por encima de los niveles previos a la crisis global de 2008 y 2009.

Las autoridades reportaron e jueves que la tasa de desempleo desestacionalizada -un indicador considerado más preciso por analistas- subió a 5,28% en febrero, frente al 5,21% del mes anterior.

"El mercado laboral todavía está operando con un retraso significativo", dijo en un reporte Alberto Ramos, analista de Goldman Sachs.

Además, este jueves se conoció que la inflación anualizada mexicana se desaceleró en la primera quincena de marzo al 3,09%, su menor nivel en casi cinco años, lo que da aún más espacio al banco central para mantener estables las tasas de interés.

Eso muestra que la demanda y el consumo no están presionando a los precios.

"Las medidas de desocupación y subocupación siguen sin reflejar claramente la recuperación económica en curso", dijo en un reporte Carlos González, analista de Scotiabank.

Se espera que la economía mexicana crezca entre 4% y 5% este año, tras haberse expandido 5,5% el año pasado, uno de los ritmos más moderados en Latinoamérica en parte por su dependencia comercial de Estados Unidos, que lucha por recuperarse de la crisis global.

Colombia creció a un ritmo parecido en 2010. El departamento de estadísticas colombiano dijo el jueves que la economía se expandió 4,3% el año pasado, por arriba de lo esperado por analistas, impulsada principalmente por la explotación de minerales.