Este viernes, durante un foro de Revaluación realizado por la Secretaría de Desarrollo Económico de Colombia, se dio a conocer un informe acerca de la inversión en el distrito de Bogotá. Llama la atención que uno de los temas en los que más se hace énfasis tiene que ver con la crisis de las obras públicas en la ciudad.

En el informe se explica cuáles podrían ser las razones del por qué se demora la iniciación de obras públicas en Bogotá. Asimismo, se habla acerca de los errores que ha cometido el gobierno y la administración distrital y que, en este sentido, podrían incidir en las fallas por parte de los contratistas.

Según el informe, "el estilo de contratación que emana del gobierno central ha sido un factor importante en la crisis de las obras públicas de Bogotá, así como la ineficiencia institucional, pues la deficiente gestión y el retraso en los pagos se ha manifestado en las demoras excesivas. Los contratistas han logrado cambiar las reglas con las que iniciaron las obras, y no ha habido una planeación adecuada para mantener abiertos suficientes carriles en las vías de Bogotá que impidan el estrangulamiento de la movilidad".

De acuerdo con el documento de la Secretaría de Desarrollo Económico, el Distrito ha operado con frecuentes superávit fiscales, es decir, que ha excedido los ingresos sobre los egresos.

"La Administración Distrital ha operado con frecuentes superávit fiscales, los cuales no tienen justificación, llegando a ser muy cuantiosos y estos se mantuvieron durante los últimos gobiernos", dice el informe.

En este sentido, el documento explica que el superávit refleja incapacidad de gasto y por tanto, incompetencia en la ejecución presupuestal, sometida a largos rezagos y a demoras en la iniciación de obras públicas.

"El aumento del gasto evidente en casi todos los institutos del Distrito y el frenesí de gasto, puede explicar en parte el desorden vial que vive la ciudad en la actualidad. La premura para gastar puede convertirse en un problema en la asignación y eficiencia del gasto, como lo comienza a experimentar el martirizado ciudadano de Bogotá", puntualiza el texto.

En cuanto a la inversión del Distrito entre 2008 y 2010 en movilidad, se arrojan cifras importantes. Se destacan los 2,4 billones de pesos destinados para esta materia. De acuerdo al informe, de ese monto el 26% lo absorbe Transmilenio.

"El Distrito está haciendo su más grande esfuerzo de inversión en el sector de movilidad, que en 2009 se aproximaba a los 3 billones de pesos y en 2010 se estima en 2,5 billones, un 26% del total de la inversión".

Finalmente, el informe enfatiza en que a pesar de que Bogotá está recibiendo un "enorme revolcón en sus vías públicas, éstas vienen acompañadas por serias dificultades en la contratación y en el cumplimiento de las obras".