Sao Paulo. Las expectativas inflacionarias en Brasil subieron ligeramente pese a un menor pronóstico de crecimiento económico para este año, según un sondeo del Banco Central divulgado el lunes que reforzó la opinión de que las autoridades monetarias pronto tendrán que detener las rebajas de tasas de interés.

Las expectativas inflacionarias para el 2012 y 2013 se elevaron ligeramente a un 5,20% y 5,51%, desde un 5,19% y un 5,50%, respectivamente, de acuerdo con la mediana de previsiones del sondeo realizado cada semana.

Esta fue la primera variación desde junio en la mediana de las expectativas del mercado para la inflación del próximo año.

El Banco Central tiene una meta de inflación anual de un 4,5% más/menos dos puntos porcentuales.

Dado que la inflación se está acelerando, el Banco Central podría detener pronto su campaña de recortes de tasas de interés.

La tasa referencial Selic de Brasil podría bajar a un 7,25% el próximo mes desde el 7,50% actual, según el sondeo, un recorte marginal tras la serie de rebajas de 50 puntos básicos que aplicó el Banco Central desde agosto del 2011, cuando se encontraba en un 12,5%.

La visión de que el banco frenará las bajas de tasas fue reforzada la semana pasada cuando la entidad dijo que los recortes adicionales deberían realizarse con "máximo cuidado" en la medida que la economía gana velocidad.

El Banco Central podría dar a conocer más lineamientos respecto a su visión de política monetaria el jueves, cuando se conozcan las minutas de su última reunión.

La inflación no ha sido una gran preocupación para el Banco Central brasileño este año, porque los precios se han desacelerado desde un aumento máximo de siete años del 6,5 por ciento en el 2011 a solo un poco más del 5 por ciento actual.

Las alzas de precios relativamente moderadas han permitido que las autoridades se centren en estimular el crecimiento, que ha decepcionado.

Los economistas recortaron sus pronósticos para el crecimiento de Brasil este año por quinta semana consecutiva a un 1,64% desde el 1,73% de la semana anterior, según el sondeo.

Esta cifra representaría el desempeño anual más débil de Brasil desde el 2009 y una brusca desaceleración desde el 7,5% de hace dos años.

El sondeo fue realizado después de que la agencia estadística oficial IBGE informara el viernes de un crecimiento del Producto Interno Bruto menor al esperado en el segundo trimestre. Brasil creció solo un 0,4% entre abril y junio respecto al primer trimestre.

En el 2013, la tasa Selic podría elevarse hasta un 8,5%, según el sondeo, mientras que el PIB podría crecer un 4%, de acuerdo a la encuesta.

Los resultados del sondeo equivalen a la mediana de pronósticos de analistas de cerca de 100 instituciones financieras encuestados por el Banco Central.

Según el sondeo, los precios al consumidor habrían subido un 0,38 por ciento mensual en agosto, por encima del 0,37% de la semana previa.