Brasilia. Los analistas del mercado financiero de Brasil elevaron la proyección de inflación en 2015 de 8,45% a 8,79%, en la novena elevación consecutiva, de acuerdo a la encuesta Focus realizada por el Banco Central entre las principales instituciones financieras y divulgada este lunes.

La expectativa de inflación para 2016 permanece en 5,5%, retornando al margen de tolerancia de la meta oficial.

La política monetaria brasileña se rige por el sistema de metas de inflación, establecidas en 4,5% anual con dos puntos porcentuales de tolerancia tanto para 2015 como para 2016.

El pasado miércoles, el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) informó que la inflación sumó 0,74% en mayo, la mayor tasa para el mes desde 2008, acumulando un aumento de 8,47% en los últimos 12 meses, el mayor nivel para el período desde 2003.

Por otra parte, la expectativa de los analistas para la retracción del Producto Interno Bruto (PIB) de este año pasó de 1,3% a 1,35%.

En caso de confirmarse, será el peor desempeño de la economía desde 1990, cuando fue registrada una caída de 4,35%.

La proyección para el año próximo es de una recuperación del PIB de 0,9%.

Como consecuencia del alto nivel de inflación, los analistas proyectan una tasa básica de interés Selic de 14% a fin de este año.

Desde octubre de 2014, cuando la Selic estaba en 11%, la autoridad monetaria viene elevando la tasa de referencia interrumpidamente para contener las persistentes tendencias inflacionarias.

Para la tasa de cambio a fin de este año, los analistas continúan estimando un dólar a 3,2 reales, y de 3,3 reales a fin de 2016.

El saldo proyectado para la balanza comercial es de un superávit de US$3.000 millones para 2015 y de US$10.350 millones para 2016.

La estimativa para el ingreso de inversiones extranjeras directas se ubica en US$67.000 millones este año y en US$65.000 millones para 2016.