Montevideo. Si bien todavía los pronósticos son de contracción en el mercado laboral en lo que resta de este año, los analistas tienen una mirada menos pesimista que meses atrás y esperan un impacto más moderado del estancamiento económico sobre el número de puestos de trabajo. Para 2017, los expertos esperan una incipiente recuperación de empleos, de la mano de un leve crecimiento de la actividad, liderado por el sector externo.

La mediana de economistas encuestados por El Observador a fines de junio preveía que en el último trimestre de este año la tasa de ocupación se ubique en 57,9% de la población en edad de trabajar. Esto implicaría una importante reducción respecto al registro de 59,2% de igual período del año pasado. El cálculo de la mediana implica ordenar de menor a mayor las respuestas recibidas y escoger aquella que divide en partes iguales el número de analistas más pesimistas y los más optimistas.

Pese a que los expertos esperan una contracción del mercado laboral, la encuesta del último mes arrojó una mejora respecto a la mediana de respuestas de mayo, cuando la proyección de empleo del consenso de expertos era de 57,5%, medio punto por debajo de la última previsión.

En números absolutos, esto implicaría que este año se sigan perdiendo puestos de trabajo, pero a un ritmo menor que el de 2015, cuando se destruyeron 33.500 empleos si se compara el último trimestre del año con igual período de 2014.

Si se cumplen las expectativas de los expertos, la pérdida de empleos este año sería de 24.400, lo que implica una mejora de las proyecciones respecto a la destrucción de 35.700 empleos que surgía de la mediana de las respuestas a la encuesta de mayo.

De cara a 2017, el panorama es más auspicioso. Los expertos prevén que la tasa de ocupación tenga un muy leve repunte, a 58%. Si bien el cambio no es significativo visto como un porcentaje del total de uruguayos en edad de trabajar –apenas una décima de punto–, implica la creación de 13.400 empleos que alcanzan a cubrir el crecimiento de la población proyectado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Desde la perspectiva de la tasa de desempleo, los expertos también le imprimieron un sesgo menos pesimista a sus proyecciones. La mediana de las respuestas recibidas para el tercer trimestre de 2016 se redujo de 9% de la población económicamente en mayo a 8,6%. Para 2017, las expectativas bajaron de 9% a 8,8%.

Esto implica un deterioro respecto a la tasa de 7,9% del último cuarto del año pasado. Sin embargo, es un deterioro menor al previsto en meses anteriores. De hecho, tanto para lo que resta del año como para 2017, se trata de las proyecciones menos pesimistas desde febrero.

Las expectativas del mercado laboral van en línea con las de actividad. Los expertos prevén un Producto Interno Bruto (PIB) sin variación este año y un incremento de 0,7% en 2017.