En los primeros seis meses del año el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en la economía mexicana ha sido un tema central entre los analistas del sector privado; algunos sostienen una posible recuperación mientras que otros mantienen un optimismo pesimista.

Lorena Domínguez, analista económico del banco HSBC, indicó un posible repunte en la economía al finalizar el tercer trimestre del año, para cerrar el 2014 con un crecimiento de 2,7%.

“Uno de los factores que provocó que la economía mexicana no creciera al ritmo esperado fue la reforma fiscal que entró en vigor a partir del 1 de enero del 2014; si sus efectos negativos se extienden por más tiempo el crecimiento económico puede estancarse aun más”, dijo.

De acuerdo con los analistas el ritmo débil de crecimiento en la economía mexicana, en los primeros dos trimestres del año, se ha generado por diversos factores internos y externos.

Domínguez coincidió en que el ritmo de crecimiento en la economía de Estados Unidos se encontraba inmerso en un proceso de volatilidad, que impidió que México repuntara en los primeros meses del año.

En este sentido, el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) precisó que en junio se percibe una clara señal de que la economía de los Estados Unidos se fortalece, y muestra de ello es el comportamiento que mantiene su mercado laboral.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo de Estados Unidos en junio se generaron 288.000 nuevos empleos no agrícolas, cifra que superó en 64.000 plazas la previsión del mes anterior.

Con este resultado, el CEESP explicó que la generación de nuevos puestos de trabajo (en Estados Unidos) en la primera mitad del año sumó 1 millón 385.000, superando en 164.000 la cifra del mismo lapso del año pasado.

Así, la creación de empleos en junio fue suficiente para lograr que la tasa de desocupación disminuyera dos décimas de punto para ubicarse en 6.1%, en su nivel más bajo desde septiembre del 2008.

México muestra señales alentadoras. La analista económico de HSBC insistió en que se perciben algunas señales de recuperación en la economía mexicana, a pesar de que en días pasados el Banco de México (Banxico) recortó su pronóstico de crecimiento para el 2014 en 2,6%.

“Llama la atención que la industria manufacturera ha crecido y se traslada hacia un proceso industrial que se empieza a recuperar, y por otro lado hay señales positivas en el consumo interno”, dijo.

Por ello, se espera que el crecimiento económico mexicano repunte en el tercer trimestre del año, y que el efecto negativo de la reforma fiscal se desvanezca.

Domínguez acotó que el gobierno está aplicando una política fiscal “contracíclica”, pues por un lado se percibe un efecto negativo por el aumento de impuestos, y por otro está gastando más. “Esto hace pensar que ello tendría que darle un impulso a la economía nacional, que sin duda se materializará en la segunda mitad del año; el impulso fiscal es positivo”, finalizó la especialista.