Santiago. El Banco Central de Chile subiría este mes en 25 puntos base su tasa clave de interés a un 3,75%, aunque algunos en el mercado no descartan un alza de mayor magnitud en próximos meses debido a las crecientes presiones inflacionarias.

De un total de 15 operadores y analistas consultados por Reuters, 12 se inclinaron por el aumento de 25 puntos en la Tasa de Política Monetaria (TPM), luego de que el Gobierno informó este martes que la inflación fue de un 0,2% en febrero, presionada por variaciones en vestuario y transporte.

"El debate del Banco Central estará entre 25 y 50 puntos base, dado el incremento en las expectativas de inflación y el fuerte crecimiento económico. Aunque creemos que para este mes el ajuste gradual será de 25 puntos", dijo Juan Pablo Castro, economista de Santander GBM en Chile.

La economía chilena creció un 6,8% en enero, por encima de las expectativas del mercado. Una fuerte expansión impulsa la demanda interna y empuja los precios, lo que se suma a la presión externa por alzas en combustibles y alimentos.

Para el 2011, el Banco Central prevé una inflación del 3,3%, pero expertos estiman que en abril ajuste al alza la proyección.

"En este comunicado (de marzo) el Banco Central será más agresivo sobre su preocupación ante mayores presiones inflacionarias. Puede decir explícitamente que no descarta aumentar la velocidad del ajuste del proceso de normalización", consideró Matías Madrid, gerente de Tesorería del Banco Penta.

Si bien la inflación de febrero ha sido considerada como controlada por parte de las autoridades, agentes del mercado estiman que en marzo podría trepar entre un 0,7% y 0,8%, al tiempo que han subido sus estimaciones en torno al 4% para 2011.

"Si la inflación de marzo sale en torno a un 0,7% o un 0,8%, podemos esperar un alza de 50 puntos base en la reunión de abril", comentó un operador.

El alza de la tasa clave se produciría en medio de un plan de intervención cambiaria de US$50 millones diarios que aplica el Banco Central durante 2011, con el fin de acumular reservas y contener el avance del peso.

Aunque en enero el Banco Central realizó una pausa en el incremento de la TPM para validar el plan de intervención, la elevó en 25 puntos base en febrero, dejando en claro que su preocupación respecto de la inflación está por encima del tipo de cambio.

El Consejo del instituto emisor tiene previsto reunirse el 17 de marzo para decidir el futuro de la TPM.