La economía brasileña se contraerá este año un 0,42%, según previsiones de expertos del mercado financiero divulgadas hoy por el Banco Central, que reflejan un aumento del pesimismo entre los agentes del sector privado.

El pronóstico fue reflejado en el boletín Focus, una publicación semanal del ente emisor que incluye una consulta a un centenar de expertos de la banca privada sobre el estado de la economía.

En la primera semana de enero pasado, los analistas consultados por el Banco Central esperaban un crecimiento del 0,50% este año, pero sus previsiones no han dejado de caer desde entonces.

En lo que va de 2015, es la primera vez que los expertos prevén una contracción, que de acuerdo con la encuesta del boletín Focus será acompañada por una tasa de inflación que llegará al 7,27% a fines de este año.

A diferencia de los analistas del mercado, el Gobierno trabaja con una previsión de crecimiento del 0,80% para el cierre de 2015 y mantiene entre sus metas un techo del 6,5% para la inflación.

Los analistas también previeron que la tasa básica de interés, que se sitúa actualmente en un 12,25%, subirá para fines de este año al 12,75%, con el objetivo de intentar controlar la escalada de los precios.

Para 2016, según el resultado de la encuesta del Banco Central, los expertos del sector privado siguen apostando a que la economía del país tendrá una ligera recuperación y crecerá un 1,6%.

En caso de confirmarse la previsión de los expertos, la economía brasileña cerrará este año en rojo por primera vez desde 2009, cuando se contrajo un 0,2%.