Montevideo. Mayor desempleo, caída de la tasa de ocupación y evolución más lenta del salario nominal tanto para este año como para el siguiente. Ese es el escenario proyectado para el mercado de trabajo por los analistas privados consultados por El Observador en el marco de la primera edición de la Encuesta de Expectativas Económicas. Se trata de un relevamiento mensual de las proyecciones realizadas por los principales formadores de opinión en materia de análisis de coyuntura.

En el terreno del desempleo, la mediana de las expectativas de 12 de las principales consultoras económicas, centros de investigación académicos e instituciones financieras consultadas se sitúa en 7,7% en promedio para el último trimestre de este año. Se trata de un punto más que el promedio de los últimos tres meses de 2014, cuando había alcanzado 6,7%. Para un año más tarde, la lectura es más negativa: la mediana marca 8,5% de desempleo para el último trimestre de 2016.

En el último dato –de julio– divulgado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) la desocupación fue de 7% de la población económicamente activa, lo que significa una caída respecto al registro de 7,4% que exhibido en junio. Esa baja no se explicó por la creación de nuevos puestos sino por el hecho de que menos personas se encontraban trabajando o procurando un empleo –la tasa de actividad pasó de 64,3% a 63,5% de la población en edad de trabajar, que en Uruguay son los mayores de 14 años–. En julio de 2014, en tanto, la tasa de desempleo había sido de 5,7%.

En julio, la cantidad de personas que cobran seguro de desempleo fue de 42.115, con lo que creció 25,7% frente a igual mes de 2014, de acuerdo a datos del Banco de Previsión Social (BPS).

Los analistas privados que respondieron a la encuesta también avizoran que la tasa de empleo –la relación entre la cantidad de ocupados y la población en edad de trabajar– tendrá una trayectoria descendente. La mediana muestra que en promedio en el último trimestre de este año llegará a 59,5% (cuando en igual periodo de 2014 había sido de 60,7%). Para un año después, la baja proyectada se profundiza a 58,3%.

Salario realLa mediana de los expertos encuestados espera que para fin de año el ritmo anual de aumento de los precios se acelere peligrosamente a los dos dígitos, con una inflación prevista de 9,7% –el mayor incremento desde 2003, cuando cerró el año en 10,2%–, aunque para 2016 proyectan una leve moderación a 9%. Si a eso se le agrega la desaceleración del salario nominal prevista para este año, el poder de compra de los trabajadores uruguayos se mantendrá prácticamente estable.

En un escenario de ralentización en el ingreso percibido por los trabajadores, para finales de este año, los encuestados coinciden en que el salario de los trabajadores del país aumentará menos de lo que lo hizo en 2014, previendo la mediana de los analistas una suba de 10,4% –la menor desde 2005, cuando el salario nominal subió 9,6%–, enlenteciéndose aún más para el año entrante (10,1%).

De ese modo, el mayor encarecimiento de los precios de los bienes y servicios que componen la canasta de consumo, junto con el menor nivel salarial percibido generarán que este año el poder adquisitivo de los uruguayos se mantenga con escasas variaciones respecto a 2014, al aumentar apenas 0,7%.

La evolución implicaría una marcada desaceleración en comparación con el año pasado, cuando los trabajadores finalizaron 2014 con una capacidad de compra 3% superior a la de 2013.

Aun así, el moderado aumento que prevén se muestra en sintonía con los últimos datos difundidos por el INE, cuando en agosto el salario real registró el primer deterioro desde 2004, con una baja de 0,5% interanual, impulsada por el sector privado, que pudo adquirir 0,8% menos de bienes y servicios respecto a igual mes del año pasado.

Para fines de 2016, solo uno de cada cuatro analistas consultados espera que el salario nominal se acelere, por lo que la mediana arrojó una nueva moderación de tres décimas de puntos porcentuales a 10,1%. Pero dado que estiman un menor impulso en el incremento de precios, que pasaría de 9,7% a 9%, la mediana de las proyecciones de los analistas económicos que proyectan salario real sugiere un repunte en el poder de compra de 0,8% anual.