Londres. Una fuerte desaceleración del crecimiento económico, particularmente en Estados Unidos, está golpeando a consumidores y empresas y obligando a consultores y analistas económicos a recortar sus estimaciones de la demanda global de crudo.

En un informe que se publicará en los próximos días, Barclays Capital recortó sus estimaciones del crecimiento de la demanda global de crudo para este año y el 2012 para reflejar la dramática desaceleración en Estados Unidos y otros países.

El banco de inversión, que este año ha sido una de las consultoras más alcistas sobre precios del crudo, ve ahora un incremento en la demanda global de crudo del 2011 de 1,1 millones de barriles por día (bpd), a 88,68 millones de bpd.

Antes, Barclays Capital había proyectado un incremento de la demanda de 1,56 millones de bpd y hace dos meses esperaba un incremento de hasta 1,7 millones.

Analistas dicen que otros bancos de inversión bajarían nuevamente sus estimaciones, como hizo Barclays Capital.

Barclays Capital también recortó su proyección para el crecimiento de la demanda de crudo el año próximo, esperando un incremento de 1,34 millones de bpd en el 2012, frente a su proyección previa de 1,4 millones bpd.

"Debido al estado general de la macroeconomía, el estado de la demanda de crudo no parece particularmente saludable", dijo Amrita Sen, analista petrolero de Barclays Capital.

"Es más, el PIB de Estados Unidos está 2% debajo de lo que todos esperaban (o) sabían, debido a las revisiones publicadas la semana pasada y nuestros economistas han rebajado un 1,8 por ciento acumulativo del crecimiento estadounidense durante este año y el próximo. Por eso la revisión", agregó.

Washington recortó fuertemente sus estimaciones de crecimiento este año y dice ahora que la economía del país tuvo duros traspiés en el primer semestre, llegando muy cerca de la contracción en algún momento.

El Departamento de Comercio dijo la semana pasada que la economía de Estados Unidos se expandió sólo un 0,4% en el primer trimestre, una fuerte revisión en baja desde el alza de un 1,9% estimada previamente, y creció con una tasa anual de sólo un 1,3% en el segundo trimestre, ya que el consumo apenas subió.