Un sondeo entre analistas locales realizado por el banco central de Uruguay mostró el martes que el mercado elevó el pronóstico de inflación para este año y disminuyó el de expansión económica en relación a la consulta efectuada el mes pasado.

Según el sondeo de agosto, los analistas esperan en promedio una inflación del 9,2% y una expansión económica de un 2,7% para 2015. En el sondeo previo proyectaban un 8,6% de inflación y un crecimiento del 2,8%.

Uruguay -cuya economía está basada en la actividad agrícola-ganadera, el turismo y la exportación de pasta de celulosa- crecería un 2,5% en 2015 tras registrar una expansión del 3,5% en 2014, de acuerdo con las previsiones del Gobierno, que ha reconocido un enfriamiento de la actividad pero descarta una crisis.

De acuerdo con el sondeo, los analistas prevén que en agosto la inflación sea de un 0,9%. La tasa anual inflacionaria acumula un 9% a julio, por encima del máximo del rango meta oficial establecido en 7%.

En este escenario, el Ministerio de Economía y Finanzas acordó con el sector privado el congelamiento de precios de unos 1.600 artículos hasta octubre, con el objetivo de combatir las presiones inflacionarias.

Para 2016, los especialistas aguardan una inflación del 8,5% y una expansión económica del 2,5%..