Sao Paulo. Economistas rebajaron su pronóstico para el índice referencial de inflación de Brasil de este año por cuarta semana consecutiva, dado que las presiones de precios parecen haberse aliviado, lo que relajaría la presión sobre el Banco Central para que eleve las tasas.

Los analistas recortaron su previsión para el IPCA brasileño del año a un 6,23%, desde un 6,27%, según un sondeo semanal del Banco Central publicado este lunes.

La inflación se aceleró a principios de año, al alcanzar un 6,51% en 12 meses a abril, justo por encima del rango meta de la autoridad monetaria de un 4,5% más o menos dos puntos porcentuales.

Pero los analistas en general esperan que las presiones inflacionarias se alivien con el correr de los meses, lo que reduciría la tasa en 12 meses hacia fines de año.

El Banco Central ha elevado tres veces la tasa de interés este año con una suma de 125 puntos base, a un 12%.

Los economistas consultados en el sondeo prevén un crecimiento del 4% para la mayor economía de América Latina este año, lo mismo que la semana pasada.

La economía de Brasil se expandió un 7,5% el año pasado, su mayor ritmo en 24 años y una de las tasas más fuertes del mundo, ayudada mayormente por los mismos consumidores que también impulsaron la inflación.

Las previsiones del sondeo representan la mediana de los pronósticos de los analistas consultados a cerca de 100 instituciones financieras.

Los expertos mantuvieron su pronóstico de inflación del 2012 en un 5,1%.

Asimismo, esperan que la tasa de interés Selic se ubique en un 12,5% a fines de año, para bajar al 12,25% en el 2012.