Las previsiones de crecimiento en Brasil se reducen por su política monetaria más ajustada y una economía global en desaceleración.

El sondeo semanal Focus del Banco Central, entre entidades financieras, arrojó que los pronósticos para el crecimiento económico de este año cayeron por tercera semana seguida a una mediana de 3,84%, en la semana terminada el 19 de agosto.

La economía de Brasil, la mayor de América Latina, está mostrando señales de desaceleración luego de expandirse en el 2010 a su mayor ritmo en 24 años, lo que ha dado pie a mayores tasas de interés en un intento por contener la inflación.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, prometió que colocará un tope sobre el gasto presupuestario para ayudar a contener la inflación, en una entrevista con el periódico financiero local Valor Económico, publicada este lunes.

El referencial Indice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de Brasil se acelerará a 6,28% en el 2011, según la mediana de las previsiones de cerca de 100 economistas consultados en el sondeo del Banco Central.

El Banco Central apunta a una inflación de entre 2,5% y 6,5% este año.