Sao Paulo. El mercado redujo sus pronósticos para el índice referencial de inflación en Brasil de este año por segunda semana consecutiva, lo que indica que las medidas del gobierno por contener los precios al consumidor están funcionando.

Los economistas rebajaron su pronóstico para el índice de precios al consumidor IPCA de Brasil de este año a un 6,31% desde un 6,33%, según el sondeo semanal Focus del Banco Central a entidades financieras publicado este lunes.

Los especialistas proyectaron un crecimiento del 4% para la mayor economía de Latinoamérica este año, sin cambios respecto al sondeo previo.

La economía de Brasil creció un 7,5% el año pasado, a su mayor ritmo en 24 años.

Las predicciones del sondeo representan la mediana de las previsiones de analistas consultados por el Banco Central en alrededor de 100 instituciones financieras.

La autoridad monetaria ha adoptado una línea más dura contra la inflación recientemente luego de un alza en los precios globales del petróleo, debido a la violencia en Oriente Medio y el norte de Africa, que ha aumentado las expectativas de inflación en todo el mundo en los últimos meses.

El Banco Central tiene una meta de inflación del 4,5% para este año, con una tolerancia de más o menos dos puntos porcentuales.

Los economistas mantuvieron sus previsiones para la inflación del 2012 en un 5%.

La tasa de interés referencial, Selic, debería terminar el año en un 12,50% anual, dijeron los especialistas, para bajar ligeramente a un 12,25% a fines del 2012. Actualmente, la tasa se encuentra en un 12%.