Sao Paulo. Las autoridades brasileñas probablemente recortarán las tasas de interés a mínimos históricos tras modificarse las normas para las cuentas de ahorro, según un sondeo semanal del Banco Central entre economistas.

Se espera que la tasa de interés referencial del país termine el año en un 8,5%, según el sondeo Focus del Banco Central, bajando desde el 9% pronosticado la semana pasada.

Recortar una de las tasas de interés más altas del mundo a un dígito es una de las mayores prioridades de la presidenta Dilma Rousseff. Una exitosa baja en las tasas sería un gran logro político y ayudaría a resolver los altos costos y distorsiones económicas que llevaron a Brasil a estancarse inesperadamente el año pasado.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, anunció nuevas normas sobre la remuneración de las cuentas de ahorro este jueves. Su retorno fijo era uno de los mayores obstáculos para que la tasa referencial Selic del Banco Central cayera por debajo del mínimo histórico de un 8,75%.

Un sondeo de Reuters mostró la semana pasada que la mayoría de los economistas ven la tasa Selic quedándose en un solo dígito para fines del mandato de Rousseff en el 2014.

El sondeo del banco, que registra los pronósticos semanales de los indicadores más seguidos en Brasil, también mostró que los analistas prevén un alza de precios al 5,56% a fines del próximo año, en comparación con la predicción de un 5,53% la semana pasada.

Los resultados del sondeo se obtienen de la mediana de pronósticos de analistas consultados por el banco central en unas 100 instituciones financieras.

La visión del mercado respecto a la inflación de este año se mantuvo intacta en un 5,12%.

El banco central apunta a una inflación anual del 4,5%, con un rango de tolerancia de más o menos 2 puntos porcentuales.

La mediana de estimaciones de crecimiento económico para el 2012 subió levemente a 3,23 desde un 3,22%, pero analistas dejaron sin cambios sus estimaciones de crecimiento en el 2013 en un 4,30%.

Se esperaba que los precios al consumidor suban un 0,58% en abril, según la mediana de pronósticos del sondeo del banco central. Para los próximos 12 meses, la inflación podría llegar al 5,53%, una previsión sin cambios respecto a la semana pasada.