La canciller alemana, Angela Merkel, dijo esta sábado que la crisis de deuda que aqueja a la Unión Europea (UE), permanecerá activa en la región al menos durante diez años más.

"Pasará una década, seguro, hasta que lo superemos", señaló la líder democristiana en su mensaje televisivo semanal.

"Las deudas se fueron acumulando durante décadas por lo que esta crisis no desaparecerá de un plumazo", prosiguió.

La premier alemana reiteró que el camino de la recuperación será "muy arduo" e instó a los países del euro a "cumplir las tareas y hacer todos los esfuerzos necesarios".

Por otro lado, la canciller aceptó que Alemania, las economía más importante de Europa, también está expuesta a los efectos de la crisis de deuda.

"A largo plazo, tampoco a nosotros nos irá bien si Europa no marcha bien", aseguró. Por ese motivo es preciso hacer los mayores esfuerzos para que "todo vuelva a funcionar en Europa", finalizó diciendo la mandataria.