Alemania. Europa debe estar dispuesta a considerar todas las alternativas en su lucha por frenar la crisis de deuda soberana, dijo la canciller alemana, Angela Merkel, pero se abstuvo de comentar los llamados a una unión bancaria en la zona euro.

Merkel reiteró su postura de que los estados miembros deben estar dispuestos a otorgar más poderes a la Comisión, el órgano ejecutivo de la UE, pero dejó en claro que los cambios tomarán un largo tiempo.

"Hay medidas de integración que requerirán cambios al tratado. No estamos en esa etapa hoy, pero sin embargo no hay tabúes (en nuestras discusiones)", aclaró Merkel.

"Yo siempre he dicho que necesitamos más Europa y eso significa al final darle más competencias a la Comisión Europea", agregó.

Merkel dijo que Alemania y otros países de Europa ya tenían sistemas como para enfrentar los bancos con problemas y sugirió que el bloque podría hacer un mejor trabajo para tranquilizar a los mercados sobre su capacidad de contrarrestar la debilidad en las instituciones financieras.

También evitó comentar las últimas recomendaciones de la Comisión ni otras ideas para superar la crisis como los eurobonos, a las que se ha opuesto firmemente Berlín.

"Tenemos que pensar en cómo nos movemos con un horizonte de cinco a 10 años. Y si estamos constantemente saliendo con nuevos tabúes, eso no funciona", agregó Merkel.