Ciudad de México. El gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, aseguró a las cúpulas empresariales que la inflación hacia final del año se ubicará en cuatro por ciento si hacen el esfuerzo de absorber el incremento de los precios de las gasolinas informó Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En entrevista posterior a participar en una reunión privada en la que también estuvieron presentes los dirigentes de los diferentes organismos privados que operan en el país, indicó que el gobernador del banco central señaló que el esfuerzo empresarial de absorber el alza de los precios de los combustibles permitiría que en 2018 la inflación regresará a niveles de tres por ciento.

"Nos pidió que hagamos el esfuerzo de analizar cómo compensar el incremento de insumos para las empresas, que analicemos cómo podemos sostener nuestras posiciones de mercado con un esfuerzo en los precios, pero evidentemente en la medida de las posibilidades de cada empresa, porque sin duda tendrá que tener alguna repercusión”, dijo.

Apuntó que en algunas áreas de la economía el impacto será mayor debido a que al incremento de los precios de las gasolinas se suma el del gas, diesel y electricidad, así como el encarecimiento del dólar.

“Pero que quede claro, los empresarios sí estamos haciendo un esfuerzo porque a nadie le conviene perder posiciones de mercado subiendo precios y abriendo espacios para que otros actores entren”, expresó.

Destacó que el análisis del impacto de las nuevas tarifas de los combustibles en los productos y servicios así como los posibles ajustes de precios se realizarán en el primer trimestre del año.

Además, aseguró que algunas de las estrategias que seguirá el sector privado para repercutir “lo menos posible” los precios al consumidor final será incrementar la productividad y comprar insumos nacionales a fin de sortear la apreciación del dólar por la incertidumbre del nuevo gobierno de EU.

Al respecto, Alejandro Ramírez, presidente del Consejo Mexicano de Negocios, dijo que las empresas en el país se comprometen a no realizar incrementos de precios injustificados.