Los inversores extranjeros encontrarán una nueva era de oportunidades en China, puesto que las autoridades de este país están determinadas a liberalizar las normas de comercio e inversión y planean nuevas medidas para utilizar el capital foráneo, promover las zonas de libre comercio y crear una lista negativa para inversiones extranjeras, según un comunicado publicado tras una reunión del Consejo de Estado.

La semana pasada, China añadió otras siete zonas de libre comercio en Chongqing, Henan, Hubei, Liaoning, Shaanxi, Sichuan y Zhejiang, elevando el total a 11, solo tres años después de la puesta en operación de la primera zona de libre comercio en Shanghai.

El subdirector de la Academia China de Comercio Internacional y Cooperación Económica, Li Guanghui, ve estas medidas como un mensaje claro de determinación y confianza del grupo líder central del gobierno chino para continuar la reforma y la apertura.

Las nuevas zonas de libre comercio son una prueba de que China está abrazando el crecimiento inclusivo, construyendo una economía mundial abierta y revitalizando el comercio y la inversión internacionales, dijo Li.

De hecho, ya retiradas las restricciones sobre inversiones extranjeras, China se está convirtiendo en un destino cada vez más atractivo para las inversiones de ultramar. Durante la primera mitad del año, 13.402 empresas financiadas por capitales foráneos se crearon en China, lo que supone un incremento del 12,5%, según los datos oficiales.

Además, China sigue mejorando su regulación de las inversiones extranjeras, en un esfuerzo por crear un entorno estable, justo y transparente para los negocios.

Días después del anuncio de las zonas de libre comercio, el máximo órgano legislativo de China aprobó las revisiones de cuatro leyes que regulan la inversión procedente de fuera, con una relajación de las reglas para los inversores extranjeros y taiwaneses que pretendan emprender negocios en la parte continental de China.

Estas cuatro leyes revisadas regulan las empresas de capital foráneo, las inversiones mixtas de capital doméstico y extranjero, las inversiones mixtas contractuales de capital chino y extranjero y la protección de la inversión de los compatriotas taiwaneses.

Las revisiones suspendieron las aprobaciones administrativas para los inversores extranjeros y taiwaneses que creen proyectos bajo la regulación de las cuatro leyes, siguiendo los ejemplos exitosos en varias zonas de libre comercio.

Si el negocio no se encuentra en una lista negativa, solo necesita remitir los proyectos de negocio a las autoridades reguladoras locales.

Las pruebas llevadas a cabo en las zonas de libre comercio han demostrado que son efectivas, dijo el director del Departamento del Capital Extranjero del Ministerio de Comercio, Tang Wenhong, que agregó que las nuevas revisiones crearán un entorno de negocio más abierto y conveniente para los inversores.

Durante los primeros siete meses del 2016, inversores del extranjero, de Taiwan, de Hong Kong y de Macao establecieron un total de 5.783 empresas en las cuatro zonas de libre comercio, con lo que se generó un flujo de entrada de inversión de 7.200 millones de dólares, lo que supone un crecimiento interanual del 66,3 por ciento, según este departamento gubernamental.

Una encuesta realizada por el Centro de Investigación del Desarrollo del Consejo de Estado descubrió que más del 90 por ciento de las empresas expresaron que los nuevos cambios ayudarán las compañías extranjeras a ampliar las inversiones en China. Todos los encuestados consideraron que ahora es más fácil establecer un negocio.

Dada la nueva apertura, los inversionistas extranjeros se sienten optimistas respecto al mercado chino.

Las empresas italianas subrayaron su optimismo sobre su desarrollo en China, especialmente en las regiones del oeste del país asiático, dijo el cónsul general de Italia en Chongqing, donde se ubica una de las zonas de libre comercio, Sergio Maffettone.

China ha tomado como una de las máximas prioridades la apertura de las provincias interiores, indicó el director del Instituto para la Reforma y el Desarrollo de China, Chi Fulin.

Las provincias centrales y occidentales cuentan con un gran potencial para aprovechar el comercio exterior como un punto de crecimiento, lo cual mejorará la calidad de vida de la población y ofrecerá nuevas oportunidades a los inversores extranjeros, añadió.