La apertura de empleos en Estados Unidos escaló a un máximo histórico en junio, superando a las contrataciones, en el más reciente indicio de que las empresas están teniendo problemas para encontrar a trabajadores calificados.

El Departamento del Trabajo dijo el martes que las aperturas de empleos, una medición de la demanda por mano de obra, aumentaron en 461.000, a una cifra desestabilizada de 6,2 millones.

Fue el nivel más alto desde el inicio de la serie en diciembre de 2000 y elevó las aperturas de empleos en dos décimas porcentuales, a casi un máximo de un año de 4%. El incremento mensual en aperturas de puestos de trabajo fue el más grande desde julio de 2015.

Las contrataciones no registraron mayor variación, en 5,4 millones en junio. Eso dejó la tasa de contrataciones estable en 3,7%. La diferencia entre las aperturas de empleos y la contrataciones apunta a una disparidad en las habilidades.