El apoyo de Irlanda para el nuevo tratado fiscal de Europa aumentó drásticamente antes de un referendo que se realizará el 31 de mayo, según mostró el sábado un nuevo sondeo.

La tendencia se conoce un día después de que economistas advirtieran que el triunfo de la opción "no" pondría fin a las opciones de Dublín de regresar a los mercados de bonos por años.

Irlanda realizará la que probablemente sea la única votación con apoyo popular al tratado, cuyo texto establece que sólo los países que firmen el nuevo conjunto de reglas de presupuesto pueden tener acceso al fondo de rescate permanente de Europa, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Después de que el ministro de Finanzas de Irlanda dijera que tener al MEDE como respaldo era esencial para los planes de empezar a emitir deuda de largo plazo nuevamente dentro de los próximos 12 meses, nueve de los 10 economistas consultados por Reuters dijeron el viernes que rechazar el tratado afectaría esos planes.

El último sondeo del Sunday Business Post/Red C mostró que un 53% de posibilidades de que los votantes estén a favor del tratado, un salto de seis puntos desde la encuesta que realizó el mismo grupo hace dos semanas.

El número de votantes que se opone al tratado bajó 4 puntos porcentuales a un 31%, mientras que un 16% de los encuestados dijo que todavía estaban indecisos, una caída de dos puntos desde el estudio previo.

Eso significa que la opción "sí", encabezada por los tres mayores partidos del país y por los grupos empresariales y agrícolas, tiene una ventaja de un 63% o un 37%, si no se cuenta a los votantes indecisos.

El tratado requiere la aprobación de sólo 12 de los 17 países de la zona euro para ser ratificado, pero un rechazo de Irlanda minaría uno de los principales planes de Europa para superar una crisis de deuda que se agudizó la última semana, con España y Grecia bajo ataques intensos para que profundicen sus reducciones de déficit.