Pekín. La reciente apreciación del yuan están ayudando a controlar la inflación en China, pero aún es demasiado pronto para concluir que Pekín ha ganado su batalla contra las alzas de precios, dijo el lunes el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick.

Hablando en China al final de una visita de cinco días, Zoellick dijo que Pekín necesita volver a equilibrar su economía en el largo plazo y estimular el consumo, ya que no puede depender eternamente de las exportaciones y la inversión para el crecimiento.

"En el corto plazo, como mencionó el primer ministro Wen Jiabao, la inflación es el tema más importante para China. Y esta es impulsada en parte por los precios de los alimentos", declaró.

"Y creo que las autoridades chinas son susceptibles a ésto porque si revisas la historia de China, la inflación puede ser (...) muy desestabilizadora", agregó.