París. La agencia cultural de la ONU planea reducir costos y lanzar un fondo de emergencia, ya que Estados Unidos e Israel suspendieron su financiación clave tras una votación que otorgó la membresía plena a los palestinos, dijo el miércoles su directora general.

La funcionaria principal de la Unesco, Irina Bokova, dijo que la organización, que promueve la educación global y la libertad de prensa entre otros temas, tiene un déficit de US$65 millones en su presupuesto 2011, pero aún no ha recibido ninguna oferta de otras naciones para cubrir la falta.

"Nosotros (impulsaremos) con firmeza el proceso de reforma y haremos todo posible ahorro y evaluaremos la reducción de nuestros costos administrativos. Es una buena oportunidad para continuar la reforma de la organización", dijo Bokova a periodistas en la sede general en el centro de París.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura se hundió en una crisis financiera en octubre, cuando Washington cortó su apoyo del 22% luego de la votación sobre los palestinos.

La legislación de Estados Unidos prohíbe la financiación a cualquier agencia de la ONU que otorgue adhesión plena a un grupo que no tenga "atributos reconocidos internacionalmente" de su condición de Estado.

Bokova, quien asumió su cargo hace dos años, dijo que la Unesco ha recibido cientos de cartas de apoyo -entre ellas algunas con donaciones- y trabajaba en un plan para obtener financiamiento.

"Vamos a lanzar un fondo de emergencia (...) haremos que este fondo (recaude) las contribuciones de los gobiernos, el sector privado, los ciudadanos y filántropos", dijo Bokova, y añadió que sólo recurrirá a los mercados de deuda como último recurso.

Cuando se le consultó si algunos otros miembros de la Unesco como los ricos Estados del Golfo Pérsico, que respaldaron el intento palestino de adhesión, se habían ofrecido a compensar los problemas inmediatos de flujo de efectivo, Bokova respondió que no.

"Tengo que enfrentar el inminente problema de revisar nuestras actividades a finales de año y luego por supuesto haremos un llamado, pero ¿alguien se acercó a nosotros? No", explicó.

Bokova, una ex ministra de Relaciones exteriores de Bulgaria de 59 años, dijo que no creía que Estados Unidos se retire de la UNESCO en el largo plazo, aunque si no paga sus contribuciones por dos años se suspenderán sus derechos de voto.

La administración del presidente Barack Obama está hablando con miembros del Congreso sobre financiar a la UNESCO, una agencia de la ONU por la que hay poco entusiasmo en una era de estrechos presupuestos, especialmente entre algunos legisladores republicanos.

Bokova dijo que no espera un cambio inminente en la ley, pero explicó que se había reunido con legisladores para que cambien de idea y convencerlos de la relevancia de la agencia para Estados Unidos.