Buenos Aires. El gobierno de Argentina acusó a los fondos de inversión que le han demandado en tribunales de Estados Unidos de no querer negociar una solución "justa y equitativa" a este litigio y de querer apropiarse de dinero que le pertenece a los acreedores de deuda reestructurada.

"Los fondos buitres no quieren negociar. Se quieren apropiar de la plata de los bonistas del canje", denunció el Ministerio de Economía en un comunicado difundido hoy.

El gobierno de Cristina Fernández recordó que este lunes Argentina comunicó oficialmente su decisión de concurrir el próximo día 7 a la reunión convocada por el mediador en el caso, designado por el juez neoyorquino Thomas Griesa, Daniel Pollack, "como clara expresión de su voluntad de negociar de buena fe".

"No obstante, en un escrito presentado en día de hoy ante el juzgado del juez Griesa, los fondos buitres solicitaron expresamente que los fondos depositados por Argentina en pago a los bonistas de la reestructuración soberana de deuda de 2005 y 2010, no lleguen a manos de sus legítimos dueños, es decir, los tenedores de bonos".

El juez Griesa ha fallado a favor de los fondos querellantes, que le reclaman a Argentina el pago de US$1.500 millones, entre capital e intereses, por bonos en mora desde 2001.

La sentencia de Griesa ha frenado el pago a tenedores de bonos reestructurados que Argentina debía afrontar este lunes.

Ahora, el país suramericano tiene un mes de gracia para no ser declarado en cese de pagos técnico por este incumplimiento y en ese plazo busca negociar una salida con los fondos litigantes.

En el comunicado, el Ministerio de Economía dijo que el Bank of New York (BONY), que ha recibido la totalidad del pago destinado a los acreedores de deuda reestructurada "en tiempo y forma", "se opuso a la propuesta de los fondos buitres, ante los reclamos realizados por numerosos bonistas ya que los fondos les pertenecen".

"Así y todo, el Bank of New York (BONY), sigue incumpliendo su obligación al no haber dejado cobrar a la totalidad de los bonistas", afirma el comunicado.

"Esto demuestra que los fondos buitres no quieren arribar a una solución justa, equitativa y legal que contemple los intereses del 100% de los acreedores. Pese a ellos, Argentina concurrirá el día 7 de julio a la reunión propuesta por el mediador, Daniel Pollack", reafirmó el país suramericano.