Nueva York. Argentina apeló ante la Justicia estadounidense la decisión de un juez de declarar en desacato a ese país en el litigio planteado en tribunales de Nueva York por un grupo de fondos de inversión, informaron fuentes judiciales.

El desacato fue comunicado por el juez Thomas Griesa el pasado 29 de septiembre a raíz de los intentos del Estado argentino de violar la cláusula de pago simultáneo a los tenedores de bonos después de que Buenos Aires anunciara una nueva propuesta de pago.

En una comunicación difundida por el tribunal que lleva la causa, los abogados que defienden a Argentina anunciaron que han presentado un recurso ante el Segundo Circuito de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos por la orden de desacato emitida por Griesa.

El magistrado había adoptado esa decisión a raíz de una propuesta anunciada por el Gobierno de Cristina Fernández para desligar al Bank of New York Mellon (BoNY) como agente del pago de vencimientos de deuda a los tenedores de bonos que habían aceptado una reestructuración.

La Justicia de Estados Unidos había congelado el pago de esos vencimientos como parte del litigio planteado por fondos de inversión especulativos que se hicieron con títulos de deuda que entraron en cese de pagos en 2001 y que no fueron reestructurados.

Con su nueva propuesta, Argentina optó por entregar la responsabilidad del pago de los vencimientos de deuda a la entidad pública Nación Fideicomiso, con el fin de evitar así que el dinero pasara por Estados Unidos y quedara congelado.

Griesa, sin embargo, consideró que esa propuesta estaba en contra de las reservas impuestas por la Justicia en Estados Unidos porque viola la llamada cláusula "pari passu" en el litigio planteado en los tribunales de Nueva York.

Esa cláusula fue aplicada por Griesa el 23 de febrero de 2012 con el fin de impedir a Argentina pagar a los bonistas que aceptaron canjear sus títulos dentro de los programas de reestructuración de 2005 y 2010 sin hacer un pago equivalente a los tenedores de bonos no reestructurados.

El desacato fue comunicado por Griesa a las partes en la vista que se celebró el 29 de septiembre y registrado en el tribunal con fecha 3 de octubre.

Un mes después, los abogados de Argentina comunicaron al tribunal de Griesa su decisión de apelar, en un documento que anoche fue depositado en la corte, y este martes se notificó que el recurso había sido trasladado a la Corte de Apelaciones de Estados Unidos.

Los fondos especulativos reclaman a Argentina unos 1.500 millones de dólares por el monto de los bonos que no entraron en reestructuración y los intereses acumulados.

Argentina dice que los bonos en poder de estos "fondos buitre" son una minoría y considera que la orden de desacato emitida por Griesa es "inconcebible" y representa "una ilegítima injerencia en los asuntos internos" de ese país.

Es la segunda ocasión en la que se traslada a la Corte de Apelaciones una orden emitida por Griesa como parte de este litigio.

En septiembre pasado un tribunal de apelaciones rechazó "por falta de jurisdicción" un recurso que estaba vinculado con un pago único que hizo el Citibank en junio a tenedores de bonos reestructurados.