Buenos Aires. El ministro argentino de Economía, Amado Boudou, dijo que la emisión de un nuevo bono por US$1.000 millones, que se lanzaría en conjunto con un canje de deuda, tiene posibilidades de ser colocado, pero que dependerá de las condiciones del mercado global.

"Están abiertas (las posibilidades), va a depender de las condiciones de mercado al viernes", afirmó este martes el ministro, en declaraciones a la radio argentina El Mundo desde Nueva York.

Operadores especulan que la reciente aversión al riesgo desatada por la crisis financiera griega podría obligar al país a retrasar sus planes de emitir un nuevo bono global 2017 en conjunto con su canje de deuda pendiente.

Un matutino argentino dijo este martes que el viernes próximo el gobierno anunciaría la postergación del lanzamiento del nuevo bono, sin citar fuentes.

Argentina busca ingresar a los mercados internacionales de crédito con la colocación de bonos a una tasa de un dígito.

La nueva emisión sería una parte fundamental de la operación de canje de deuda por hasta US$18.300 millones en bonos impagos a cambio de nuevos títulos y dinero en efectivo, cuyo término está fijado para el 7 de junio.

El riesgo país de Argentina, que mide la diferencia entre el rendimiento del bono de referencia del país frente a su par de Estados Unidos, se ubicaba a 748 puntos básicos a las 12.48 GMT.