El titular de la Comisión Nacional de Valores (CNV), Alejandro Vanoli, remarcó que el proyecto presentado este lunes sobre el mercado de capitales no representa "ninguna intervención".

En ese sentido, indicó que el proyecto "adapta la regulación y supervisión, de acuerdo a los estándares internacionales" que recomiendan tanto el G20, como el Banco Mundial, el Gafi y la Organización Internacional de Comisiones de Valores (Iosco).

"Algunos titulares de los diarios hablan de intervención del mercado de capitales y lo cierto es que no hay ninguna intervención", aseguró Vanoli en declaraciones a Télam, respecto de las medidas anunciadas este lunes por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Dijo que las medidas apuntan a "adaptar la regulación y supervisión del mercado de capitales de acuerdo a los estándares internacionales y las mejores prácticas que hay en esta materia", y recordó que "Argentina era el único país del mundo donde la Comisión Nacional de Valores no podía sancionar a agentes de bolsa".

"Esta deficiencia fue marcada por el Iosco, también por una evaluación de estándares y códigos del Banco Mundial, y por otro lado ante el plan de acción argentino ante el Gafi se está reclamando esto", enumeró.

En suma, Vanoli dijo que el proyecto apunta a que haya "más jugadores, una ley orientada al financiamiento de la economía real, que el mercado de capitales se potencie y sea más sólido".

Vanoli señaló que "en todo el mundo ha sido muy costosa la autorregulación de los mercados, que ocasionó crisis como la de las hipotecas en Estados Unidos y luego la europea".

Ahora se apunta a "ampliar el mercado de capitales, permitir que haya nuevos actores, que sea un mercado mucho más grande en beneficio de aquellos agentes que verdaderamente quieran hacer negocios y ampliar el mercado de capitales hacia la población, orientarlo hacia la economía real".

"Salvo que haya mala fe, no se puede presentar esto como intervención ni presión sobre las empresas, ya que este proyecto de ley no genera una regulación adicional sobre las empresas porque hoy la ley le otorga a la CNV poderes de fiscalización sobre las empresas", aclaró.

"El Iosco y el Gafi están pidiendo que haya acceso a actividad bursátil, de valores y de seguros, que se pueda remitir a los otros países y que Argentina pueda pedir información cuando haya investigaciones en curso", explicó.

"Todos los países están modificando sus normas de secreto para permitir la cooperación; lejos de ser un avance sobre las empresas y el mercado, se está adaptando la regulación a estos estándares y las crecientes exigencias a partir de la crisis internacional", subrayó.

Por otra parte, se refirió al proyecto que involucra a las universidades y expertos calificaciones de riesgo y dijo que "en Argentina de manera pionera se está promoviendo una ruptura con este oligopolio que es el de las calificadoras de riesgo, que ha fracasado en todo el mundo".

"Queremos dar lugar a otros expertos que puedan dar una mirada objetiva y no sesgada para que la calificación de empresas privadas sea objetiva y éstas puedan ser valuadas adecuadamente", explicó.

En suma, Vanoli dijo que el proyecto apunta a que haya "más jugadores, una ley orientada al financiamiento de la economía real, que el mercado de capitales se potencie y sea más sólido".

"Lejos de afectar al mercado, se quiere que haya más actores que hagan crecer al mercado en beneficio del país y de toda la sociedad; es la reforma más trascendente del mercado argentino en las últimas décadas", concluyó.