Cerca de 350 proyectos productivos recibieron créditos impulsados por el Gobierno nacional de Argentina a través del Fondo del Bicentenario, por un monto superior a 6.300 millones de pesos (US$1.500 millones), informó el Ministerio de Industria.

Del total de emprendimientos beneficiados, el 63% son pequeñas y medianas empresas.

Los préstamos -con tasa fija, en pesos, del 9,9%, a pagar en 5 años y con 1 de gracia- traccionan inversiones por más de 10.000 millones de pesos (US$230 millones) que impulsan a las distintas economías regionales y permitirán crear más de 22.000 puestos de trabajo en todo el país.

La semana pasada, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, junto a la ministra de Industria, Débora Giorgi, entregó 47 certificados por 580 millones de pesos para proyectos productivos que generarán inversiones en las industrias de lácteos, electrónica, carne porcina, textil, plástico y calzado y, también, en los sectores de logística, comercio, transporte, entre otros.

Estos créditos -más el capital que disponga cada empresa- generarán inversiones por un total de $896 millones, lo que permitirá la creación de 2.150 puestos de trabajo y una sustitución de importaciones por $275 millones.

“El Gobierno lleva adelante un modelo económico de crecimiento con desarrollo, con medidas activas para ampliar la inversión, la producción y el mercado laboral, con agregación de valor e innovación en todos los eslabones de las cadenas productivas”, sostuvo Giorgi a través de un comunicado de prensa.

Para que las empresas accedan a los créditos, los proyectos deben contar con una garantía real y cumplir con un perfil productivo: generar nuevos puestos de trabajo, sustituir importaciones en sectores claves, impulsar el aumento de exportaciones y/o tener un proyecto que le otorgue competitividad a su cadena de valor.

Desde que se puso en marcha, el Programa de Financiamiento Productivo del Bicentenario ya tiene aprobados 347 proyectos de los distintos sectores productivos y de todas las regiones del país.

Estos créditos impulsan inversiones, por parte de las empresas, de al menos un 20% más sobre financiamiento otorgado y exigen que las firmas presenten garantías reales, como prendas, fianzas o hipotecas.

Los proyectos presentados son analizados por una Unidad Evaluadora integrada por los Ministerios de Industria, Economía y Agricultura, Ganadería y Pesca.

Los cinco sectores más dinámicos en la demanda de financiamiento productivo son el automotriz, para el que se otorgaron préstamos por 1.015 millones de pesos; laboratorios, con 489 millones de pesos; avícola, con 388 millones de pesos; logística, con 325 millones de pesos; y comercio, con 324 millones.

Le siguen los sectores de electrodomésticos y electrónica para el hogar, con 318 millones de pesos; autopartes, con 307 millones de pesos; carne porcina, con 261 millones de pesos; alimentos y bebidas, con 236 millones de pesos, y biocombustibles, con 228 millones de pesos en préstamos con Créditos del Bicentenario.

También recibieron financiamiento los sectores de neumáticos ($ 206 millones), textil ($184 millones), hotelería, ($179 millones), plástico ($168 millones), lácteos ($166 millones), transporte terrestre de aceites ($115 millones), vitivinícola ($102 millones), calzado ($87 millones) e industrias varias ($1.117 millones).