La colocación de deuda por US$1.415 millones que realizó la Argentina este miércoles es la "derrota de los fondos buitre", un conglomerado de inversores que litiga contra el país sudamericano en cortes de Estados Unidos, dijo este viernes el jefe del gabinete de Ministros, Aníbal Fernández.

Los grupos de inversores "han intentado hacer todas las tropelías habidas y por haber para evitar que esto no sucediera, pero reaccionaron tarde", consideró el alto funcionario.

En declaraciones a la prensa, Fernández aseguró que "cuando se hacen serias propuestas al mercado, el mercado reconoce".

La colocación se ha hecho de modo "inteligente, sin participar los bancos y no pagó comisiones a nadie", remarcó el jefe de los ministros argentinos.

El monto obtenido casi triplica las estimaciones oficiales, que daban por sentado que la colocación no habría de superar los 500 millones de dólares.

El más reciente intento de regreso argentino al mercado tras el default técnico producido como consecuencia de una sentencia del juez de Nueva York Thomas Griesa en un pleito con los fondos especulativos, cuando promediaba diciembre último, alcanzó US$286 millones contra US$3.000 millones que se procuraba obtener.

Ese magistrado falló el año pasado a favor de los fondos especulativos, que esperan cobrar US$1.330 millones en títulos en cesación de pagos, lo que la Argentina rechaza, porque el juez dispuso además que si Buenos Aires quiere cumplir con los acreedores que entraron a canjes operados en 2005 y 2010, también debe pagarle a los fondos especulativos, denominados holdouts.