El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, explicó en conferencia de prensa que "la metodología implementada por CIFRA es la misma que antes de la intervención del INDEC, así evitamos cualquier sospecha, y también es importante recalcar que se hizo sobre la base de los datos medidos en nueve provincias".

"El índice de pobreza dio un resultado del 17,8%, muy diferente de lo que publican los diarios Clarín y La Nación en base a consultoras privadas", sostuvo el dirigente en el encuentro realizado en la sede de Piedras al 1.000.

Yasky agregó que la indigencia pasó a medir del "22,8% en el 2003 al 8,4% en 2007; y que la reducción fue muy importante a partir del 2008, alcanzando el 4,2% de la población en el 2013".

El dirigente de la CTA analizó que "lo importante es ver cómo en estos años la caída de la pobreza y la indigencia fue sistemática, no se interrumpió nunca", y destacó que en términos de trimestres, el último del 2012 se registró un "leve avance al llegar al 18,2%".

"Viendo los comportamientos de precios del primer trimestre del 2014 es probable que haya sucedido algo similar", acotó.

No obstante, el dirigente de la CTA consideró que "estas cifras demuestran que si bien hay algunos problemas en la Argentina, esto no es la catástrofe que nos quieren hacer creer los que pujan por subir precios desvalorizando los salarios de los trabajadores".

Según el estudio presentado hoy por la central, "la canasta básica alimentaria de indigencia se sitúa en 1.783 pesos, y la canasta de pobreza en 4.267 pesos".

Yasky explicó que "hoy estamos recomponiendo el tejido social como consecuencia de la política de los 90 que sentó las bases para la destrucción del empleo, luego llegó el 2001 que nos encontró con el 71% de la fuerza productiva desocupada y ahora, muy lejos de aquella situación, nos enfrentamos a presiones de precios y debemos dar la batalla para que los formadores entiendan que ese no es el camino".