París.  Argentina debe finalizar, en una negociación convocada en la última semana de mayo, un acuerdo para saldar su deuda con el Club de París, que se basaría en el pago de los retrasos que tiene con este organismo que reúne a los principales acreedores públicos.

Una portavoz del Club de París indicó este miércoles que ha invitado a Argentina a "negociar un pago de sus retrasos" en "la semana del 27 de mayo", sobre la base de la propuesta que Buenos Aires hizo en enero.

La portavoz señaló que la proposición oficial que formalizaron las autoridades argentinas a comienzos de año fue examinada por sus países miembros durante enero y febrero, y tras su evaluación decidieron convocar al Gobierno de la presidenta, Cristina Fernández, que este miércoles se encuentra en la capital francesa en una visita oficial.

El diario económico francés Les Echos había avanzado que el Club de París había llegado la semana pasada a un compromiso con Argentina para el reembolso de su deuda de unos US$9.500 millones, para lo que queda pendiente la discusión sobre los retrasos en una "cita potencialmente histórica" el 28 de mayo.

Uno de los principales puntos de bloqueo en el proceso que han mantenido las dos partes en los últimos años -hasta ahora infructuoso- para saldar esa deuda ha sido, según Les Echos, la participación del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Buenos Aires se ha negado a tratar con el FMI, al que acusa desde 2001 de haber desestabilizado su economía, y eso ha impedido que este organismo haga evaluaciones de ese país, que son la base sobre las que el grupo de acreedores públicos debe dictaminar en la tramitación de solicitudes de sus deudores.

Terminar el contencioso con el Club de París sería un importante soplo de aire para Argentina para poder volver a los mercados internacionales de capitales en un momento en que atraviesa dificultades financieras.

El lunes, la agencia de calificación Moody's rebajó la nota de la deuda argentina nominada en dólares hasta el nivel Caa1, el quinto peor de los 22 de su escala, ante la "significativa" caída de sus reservas monetarias y las "inconsistentes" políticas económicas del país.

La agencia estadounidense dijo en un informe que considera "un riesgo clave" la reducción de las reservas del Banco Central argentino, que cayeron de un máximo de US$52.000 millones en 2011 hasta menos de US$28.000 millones en febrero pasado.

El Club de París indicó que no tiene previsto ningún contacto con las autoridades argentinas coincidiendo con la presencia de Fernández en la capital francesa, donde hoy está invitada a un almuerzo de trabajo con su presidente, François Hollande.

Uno de los puntos que se espera que aborden Hollande y Fernández es el apoyo prometido por Francia ante los tribunales estadounidenses en los procedimientos que abrieron contra Argentina los llamados "fondos buitre" tenedores de deuda pública.

Esos fondos especulativos, como Elliot, han ganado algunos procesos en Estados Unidos y reclaman US$1.300 millones por bonos impagados desde 2001.

"Les Echos" afirmó que París duda en constituirse en lo que técnicamente se conoce como "brief d'amicus curiae" y hacer valer la posición de Argentina ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos, algo para lo que tiene de tiempo hasta el próximo día 24.

La razón de esas dudas es el gran número de expertos que se han pronunciado en los últimos meses en la prensa francesa contra esa opción, y que según el periódico francés sugiere que podrían haber tenido como inspiración el fondo Elliot.