Buenos Aires. Argentina está dispuesta a tomar medidas adicionales de ser necesario para lograr objetivos macroeconómicos y financieros para el programa de préstamo 'stand-by' de US$50.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI), dijo este jueves el Gobierno en una carta de entendimiento.

La misiva, que fue firmada por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne y el presidente del banco central, Federico Sturzenegger, prevé un crecimiento económico del 0,4% para el 2018 y del 2,0% para el 2019.

El comunicado del Gobierno argentino se produce una semana después de un acuerdo preliminar con el FMI para obtener una línea de crédito tras recientes turbulencias financieras, a cambio de que acelere el ritmo de recorte de su déficit primario.

En la carta al organismo internacional, Argentina dijo que, si bien considera adecuadas las políticas trazadas para alcanzar las metas macroeconómicas y financieras del convenio, "tomaremos medidas adicionales para alcanzar estos objetivos si fuera necesario".

En la Carta de Intención al FMI, el Gobierno del presidente liberal Mauricio Macri dijo que con el esquema fiscal elegido, la deuda pública bruta como porcentaje del producto interno bruto (PIB) caería a partir de este año hasta alcanzar el 55,8% del indicador hacia fines del 2021.

Como parte del acuerdo, Argentina acelerará el ajuste fiscal que está llevando a cabo para reducir su déficit primario, que deberá ser del 1,3% del PIB el año próximo -frente al 2,2% previsto anteriormente- para alcanzar el equilibrio fiscal en 2020.

En la Carta de Intención al FMI, el Gobierno del presidente liberal Mauricio Macri dijo que con el esquema fiscal elegido, la deuda pública bruta como porcentaje del producto interno bruto (PIB) caería a partir de este año hasta alcanzar el 55,8% del indicador hacia fines del 2021.

A su vez, Argentina señaló que sus proyecciones de ingresos públicos en el presupuesto serán conservadoras y que se incluirán "reservas de gasto que serán usadas únicamente en el caso de que ocurran imprevistos".

Con respecto al banco central argentino (BCRA), la carta expresa que el Gobierno enviará al Congreso un proyecto de ley para otorgarle una nueva Carta Orgánica a la entidad.

"El BCRA publicará a fines de septiembre de 2018 una regulación que introduzca un mecanismo de subasta de divisas para intervenir en los mercados de contado y de futuros", agregó.

El acuerdo con el FMI tranquiliza a un Gobierno que en mayo tuvo que lidiar con una corrida cambiaria que llevó a una fuerte devaluación del peso y a una importante alza de tasas, lo que alimentó la ya elevada inflación y golpeará el crecimiento.

El organismo tiene mala reputación en Argentina, ya que buena parte de la población todavía lo responsabiliza por las políticas que llevaron al colapso de su economía en 2001-2002, que arrojó a millones de ciudadanos a la pobreza. Miles en el país han protestado recientemente en contra del FMI.