Roma. El ministro de Economía de Argentina, Amado Boudou, dijo este lunes que la crisis desatada por la situación financiera de Grecia no cambia la agenda del gobierno de Buenos Aires para el lanzamiento de un canje de deuda impaga.

Boudou, en Roma para la gira de promoción de una oferta de canje por unos US$20.000 millones en deuda impaga, dijo: "La volatilidad del mercado por la crisis griega no es algo bueno, pero vamos a mantener invariables nuestros planes y vamos a ver que la adhesión (a la oferta) no es influenciada por esta volatilidad".

La oferta argentina se inicia este lunes y cierra el 7 de junio.

Boudou dijo que Argentina espera obtener una adhesión del 60%, pero se especula que el nivel de aceptación podría terminar siendo mayor.

En opinión del ministro, Grecia está en una situación similar a la de Argentina antes de que el país sudamericano incurriera en una cesación de pagos a inicios del 2002.

Boudou recomendó a Grecia evitar políticas de austeridad "ortodoxas" para salir de la crisis.

"Cuando se mira la situación fiscal y también la balanza comercial y el problema del empleo, se pueden ver las semejanzas", dijo Boudou a periodistas.

"Es una situación con muchos parecidos, pero la principal lección es que las políticas económicas ortodoxas no son la mejor manera de enfrentar una crisis como esta", agregó.

Los ministros de Finanzas de la zona euro acordaron el domingo un paquete de ayuda para Grecia por 110.000 millones de euros (US$146.500 millones) a lo largo de tres años para permitir que el endeudado país pueda financiarse a tasas sostenibles mientras reestructura su economía.