Buenos Aires. Más empresas argentinas emitirán deuda este año gracias a condiciones económicas favorables, ofreciendo atractivas tasas en dólares por la estabilidad del tipo de cambio, dijo este miércoles el presidente del regulador bursátil del país.

Las compañías que ofrecen deuda en el mercado local movilizan un volumen de US$11.000 millones, que aumentaría a unos US$15.000 millones a fin del 2011 según las proyecciones de la estatal Comisión Nacional de Valores (CNV), dijo a Reuters su titular, Alejandro Vanoli.

En el 2008, cuando la lenta expansión de emisiones corporativas se frenó por la crisis financiera mundial, el volumen ascendía a US$8.000 millones.

"La participación de inversores externos es relativamente baja, pero está aumentando por la perspectiva de estabilidad cambiaria y la baja del riesgo país", sostuvo Vanoli.

El funcionario afirmó que "hay un importante aumento en la valorización (bursátil) y en la rentabilidad, por eso hay compañías que también han hecho pública su intención de cotizar acciones".

Las emisiones de bonos empresarios treparon en el 2010 a US$2.876 millones desde los apenas US$403 millones en el 2008, cuando se interrumpió el crecimiento por la crisis financiera global.

Vanoli, sin dar más detalles, dijo que bancos y compañías de energía prevén nuevos lanzamientos de bonos, al margen de algunas ampliaciones de capital para emitir acciones al que se sumarían los rubros de servicios, el agropecuario y el turismo.

El aumento de bonos corporativos en moneda local trepó en torno al 150% en el primer trimestre en la comparación interanual.

En ese lapso fueron colocados 16 bonos corporativos -Obligaciones Negociables- por US$656 millones, frente a cinco colocaciones realizadas en el mismo período del 2010 por un monto total de US$137 millones, según datos del Instituto Argentino de Mercado de Capitales (IAMC).

La participación de las Obligaciones Negociables respecto del total del financiamiento en el mercado de capitales argentino fue de 48% entre enero y marzo.

"Estamos en el segundo estadio que es la recuperación del mecado corporativo, desde muy bajos niveles de apalancamiento (...) Muchas compañías van a aprovechar esta tendencia", indicó Vanoli.

Propuestas

En las últimas semanas anunciaron su intención de cotizar nuevos bonos los bancos Galicia y el Standard Bank, al tiempo que pretenden lanzar acciones Aeropuertos Argentina 2000, y las financieras Grupo Superville y Banco Santander Río RIO.BA.

La deuda corporativa en Argentina apenas representa un 3% del Producto Interno Bruto (PIB), y el crédito bancario alcanza a solamente un 13%, muy por debajo de los países de la región.

"A mediano y largo plazo, Argentina es un buen negocio. Es la fuente de oportunidad, porque la posibilidad de que haya más emisiones y más volumen genera reacomodamientos de carteras al aumentar el tamaño del mercado", dijo Vanoli.

El funcionario dijo que la deuda de empresas argentinas ofrece atractivas tasas de rentabilidad, incluso en comparación con las de compañías de la región, a lo que se suman las potenciales ganancias en dólares ante el equilibrio del peso.

El riesgo de Argentina medido por la banca del JP.Morgan está unos 350 puntos básicos por arriba de sus vecinos, lo que genera alternativas de mejor retorno por el aumento implícito que genera su riesgo.